Tarulla afecta pesca y navegabilidad en la Ciénaga de Chilloa 

Los pescadores dicen que ya no cogen especies como el bocachico, la pacora, el blanquillo, entre otros, en los corregimientos de Chilloa, Aguestrada, Albarrobal, pertenecientes al municipio de El Banco. 

La pesca, la principal actividad económica de al menos 500 habitantes de tres corregimientos de El Banco, se ha visto afectada por una tarulla en el complejo cenagoso de Chilloa en el sur del Magdalena.

Dicen los vecinos que desde abril pasado no han podido trabajar como en otras temporadas del año debido a que la Ciénaga de Chilloa, donde se dedican a la pesca se está viendo afectada con taponamiento a causa de la Tarulla.

Se trata de una especie de planta acuática que flota sobre el afluente y les impide que puedan lanzar las redes, como también le resta oxígeno al agua lo que conlleva a que los peces puedan morir.

Los pescadores de El Banco indicaron que esta es su principal fuente de trabajo, la cual llevan 6 meses sin poder realizar completamente.

Eder Torres es un pescador del corregimiento de Aguestrada, con 30 años de estar ejerciendo este oficio. Relató que “hay días que no pueden salir a pescar porque el taponamiento de la Tarulla se los impide”.

 “Además de todo esto la Ciénaga también está muy tapado y tiene mucha contaminación y lodo y eso no le está produciendo oxígeno a las aguas para que haya corriente por tanto el pescado sufre y no puede transportarse de un lado a otro y cuando alcanzamos a salir a pescar no encontramos peces.  Por ello hacemos un llamado a los entes territoriales competentes de que se haga algo por la Ciénaga y que los pescadores no tengamos ese sufrimiento en la pesca y ahora por la pandemia tenemos las manos en la cabeza sin poder hacer nada para sobrevivir, desde abril se está presentando esta situación. Creemos que lo que pueden hacer es darle evacuación al tapón para que se despeje la orilla del manglar o que se organice un plan de acción con los pescadores para que se almacene la Tarulla, de esta manera podremos tener un trabajo hasta volver a pescar”, destacó Eder Torres.

Las quejas de la comunidad y pescadores buscan generar que las autoridades ambientales, la Gobernación del Magdalena y la Alcaldía miren a esa zona del municipio donde hoy se padece de hambre.

También podría gustarte