‘Hay que frenar el enorme daño ambiental en la Ciénaga Grande’

Solicitó que tomen acciones para enfrentar los efectos de la erosión costera, el taponamiento de caños y ríos, el vertimiento directo de aguas residuales y residuos sólidos, entre otros factores ambientales. 

El defensor del Pueblo, Carlos Camargo, aseguró que, en Magdalena, es urgente desplegar acciones que frenen el grave deterioro ambiental que ha venido sufriendo desde hace varios años la Ciénaga Grande de Santa Marta.

Dijo el agente del Ministerio Público, es necesaria una actuación de manera particular por parte de las corporaciones autónomas Regional del Magdalena, Corpamag y del Atlántico CRA.

También hizo el llamado para que se tomen las medidas necesarias desde las alcaldías de las áreas afectadas, las gobernaciones y secretarías de salud de Magdalena y Atlántico, las empresas prestadoras de servicios públicos, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, los ministerios del Interior y de Ambiente, la Agencia Nacional de tierras, y la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas.

Para el Defensor del Pueblo, resulta muy preocupante que “en la Ciénaga persistan situaciones ambientales que amenazan y vulneran sistemáticamente los derechos de las comunidades que allí habitan, especialmente los pueblos palafíticos, quienes además tienen la condición de víctimas del conflicto armado”.

Por esta razón “le recomendamos a la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas diseñar una estrategia integral que articule a las instancias pertinentes para restituir los derechos vulnerados y brindar alternativas sostenibles a las comunidades víctimas del conflicto armado. De la misma forma, le solicitamos al Ministerio del Interior incluir a esta comunidad dentro de las políticas públicas de retorno y reubicaciones”, agregó Camargo.

De la misma forma, el Defensor del Pueblo les recomendó a las gobernaciones de Magdalena y Atlántico, incluir en sus presupuestos los recursos necesarios para la implementación de las medidas de atención integral contenidas en los planes de reparación colectiva de las comunidades víctimas de desplazamiento.

Adicionalmente, las secretarías de salud deberán vigilar la calidad del agua para el consumo humano, mientras que las empresas prestadoras de servicios públicos deberán elaborar el estudio de riesgo, programas de reducción del riesgo y los planes de contingencia del riesgo del agua para consumo humano.

La Defensoría del Pueblo ha referenciado en varios informes que la situación ambiental de la Ciénaga Grande de Santa Marta se da, entre otros factores, por la expansión de la frontera agropecuaria, la extracción de recursos maderables, erosión costera, hipersalinización, sedimentación y taponamiento de caños y ríos, vertimiento directo de aguas residuales y residuos sólidos, introducción de especies exóticas como búfalos, mortandad de bosque de manglar y de peces, y proyectos de infraestructura vial que han interrumpido la conectividad.

También podría gustarte