Magdalena inicia plan piloto para unificar las etapas de vacunación

Serán priorizados los municipios de El Banco y Aracataca. 

Con el objetivo de unificar las etapas de vacunación contra el COVID-19, inicia este martes 22 de junio, un plan piloto en el departamento del Magdalena.

Esta iniciativa cuenta con la participación de la Gobernación del Magdalena, la red pública hospitalaria, las IPS, EAPB y el Ministerio de Salud y Protección Social, y se realizará en dos municipios: Aracataca y El Banco.

“La vacunación será abierta, sin barreras para mayores de 18 años”, detalló el médico Julio Salas Burgos, secretario de Salud Departamental, quien indicó que en estas poblaciones se aplicará los biológicos disponibles, los cuales son seguros y altamente efectivos para evitar mortalidad, casos graves y contagios por COVID-19.

Con este proceso, la Gobernación del Magdalena exalta la labor de los equipos de vacunadores y continúa garantizando la protección a los magdalenenses contra el COVID-19 y seguir avanzando en una reactivación segura.

PACIENTES CON ENFERMEDAD CEREBROVASCULAR  

De otro lado, el Ministerio de Salud de Colombia lanzó una alerta nacional por la enfermedad cerebrovascular, que está clasificada dentro del grupo de comorbilidades y cuyos pacientes registran algo riesgo de morir en caso de contraer el virus covid-19, por lo cual recomendó no bajar la guardia y asumir medidas preventivas.

Según Minsalud, de acuerdo con la evidencia, quienes han presentado un ACV (accidente cerebrovascular) tienen riesgo de presentar cuadros graves o muerte en caso de contagio por coronavirus.

Según datos revelados por la cartera, en Colombia el accidente cerebrovascular se reportó dentro de las primeras cinco causas de mortalidad en el país, ocasionando 32 muertes por cada 100.000 habitantes en el año 2019, lo que representó 15.882 decesos a causa de esta enfermedad. Por eso esta condición se considera de alto riesgo frente al covid-19.

El accidente cerebrovascular se produce porque se interrumpe el flujo de sangre hacia el cerebro, ante lo cual este pierde su suministro de oxígeno y nutrientes, lo que genera en el tejido cerebral un daño.

 “El síntoma más común del accidente cerebrovascular es la pérdida súbita, generalmente unilateral, de fuerza muscular en los brazos, piernas o cara. Otros síntomas consisten en confusión, dificultad para hablar o comprender lo que se dice; dolor de cabeza intenso de causa desconocida; y debilidad o pérdida de conciencia”, definió Nubia Bautista, subdirectora de Enfermedades No Transmisibles.

La especialista médica asegura que el riesgo de enfermar o morir por esta enfermedad aumenta por la presencia de factores de riesgo controlables o modificables, como la hipertensión arterial (HTA), el hábito de fumar, la diabetes mellitus, la fibrilación auricular y la dislipidemia.

 “Sumado a esto, la práctica de estilos de vida inadecuados como los comportamientos sedentarios, la alimentación no saludable y el consumo nocivo de alcohol, aumentan el riesgo”, añadió Bautista.

La funcionaria aseguró que la identificación y tratamiento de estos riesgos pueden reducir la posibilidad de un primer ACV o de un ACV recurrente y prevenir la morbilidad y la mortalidad a largo plazo después de sufrir esta enfermedad.

 “La relación de hipertensión arterial y ACV es de tal naturaleza, que reducciones moderadas en las cifras de presión arterial se traducen en reducciones significativas de incidencia de ACV. La diabetes también incrementa el riesgo en gran medida. La edad es el factor de riesgo no modificable importante”, especificó.

Notas Relacionadas