Restituidas más de 14.500 hectáreas a víctimas del conflicto

En 10 años de haber sido promulgada la Ley 1448 de 2011 o Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, se han podido restituir 400.000 hectáreas a nivel nacional beneficiando a cerca de 73.000 personas. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

En el departamento del Magdalena se han presentado más de 7.000 solicitudes de restitución de tierra, de las cuales se han tramitado más de 6.500 cuyos jueces especializados han restituido más de 14.500 hectáreas beneficiando a 2.600 campesinos en la ruta individual y a más de 1.400 personas en la ruta étnica.

Así lo confirmó Andrés Castro Forero, director general de la Unidad de Restitución de Tierras, en diálogo con HOY DIARIO DEL MAGDALENA, quien precisó que a nivel nacional se han podido restituir 400.000 hectáreas que benefician a cerca de 73.000 personas.

“Estamos hablando de un proceso que define la propiedad cuando han existido fenómenos de despojos forzados pero que la invocación es la reparación integral a las víctimas. Nosotros acompañamos a nuestros beneficiarios, concertamos con ellos la formulación de proyectos productivos que les den estabilidad y que ayuden a consolidar esos territorios que fueron afectados por la violencia. En el Magdalena se han implementado más de 300 proyectos agropecuarios con una inversión que superan los 9.500 millones de pesos”, indicó Castro Forero.

Recordó que se están conmemorando los primeros 10 años de haber sido promulgada la Ley 1448 de 2011 o Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, que es una política pública que representa un hito en la institucionalidad del Estado Colombiano porque es la primera vez que se reconoce a un segmento de la población que sufrió los rigores de la violencia y el terrorismo en los territorios.

DE VÍCTIMA A EMPRESARIO 

El director general de la Unidad de Restitución de Tierras, Andrés Castro, se refirió además a los avances en el territorio del Magdalena y resaltó los logros en Chibolo y Sabanas de San Ángel en donde se vivió el fenómeno del paramilitarismo.

Mencionó que con apoyo de la cooperación internacional a través del Reino de Suecia y la FAO se promovió una empresa asociativa de procesamiento de lácteos en donde se benefician 134 productores quienes tienen garantizada la compra de sus productos.

Se trata de ‘Distriquesos Santy’ a cargo de Luis Carlos Martínez quien vivió junto con la comunidad de Chibolo, en Magdalena, el miedo y la amenaza que generó la presencia de ‘Jorge 40’ en su región. En 1996, este jefe paramilitar instaló una base militar en la finca de una mujer a quien después de secuestrar, asesinó.

La zozobra era insoportable, por lo cual un año después de su llegada, los habitantes de la vereda de ‘El Encanto’ se vieron obligados a desplazarse. Lo hicieron tras la llegada de un numeroso grupo de paramilitares que reunieron a los hombres de la vereda, pidiéndoles la cédula y preguntándoles quién de ellos sabía leer. Retuvieron la cédula de uno de ellos, un profesor, quien unos días después fue hallado muerto. Este hecho aterró a toda la población, que emprendió la huida.

Las tierras abandonadas por sus dueños permitieron que los ilegales establecieran el control total de este territorio y una base militar en un punto estratégico para pudieran realizar retenes, cerrar vías, y verificar quién entraba o salía de los diferentes predios.

La gran mayoría de los pobladores de “El Encanto”, entre ellos Luis Carlos y su familia, se desplazaron hacia Ciénaga, pasando por grandes dificultades económicas. Su principal fuente de ingresos era la producción de carne y leche de la finca, así como de las gallinas y otros cultivos de pancoger. Les tocó aprender a sobrevivir, pero no fueron años sencillos.

Su conocimiento del sector lácteo fue, sin embargo, su salvación, porque con su empuje logró montar una pequeña distribuidora de quesos, que le dio para alimentar a su familia en esos años duros. Veinte años después de este desplazamiento que les marcó la vida, los habitantes de Chibolo conocieron el proceso de restitución de tierras y decidieron hacer la solicitud formal para el restablecimiento de sus derechos sobre sus territorios, gracias a la Ley 1448 de 2011.

Luego de las investigaciones y la presentación de los hechos y testimonios frente a un juez de restitución, en 2018, Luis Carlos recibió el fallo favorable de su sentencia, gracias a la cual pudo no solo regresar a su predio, sino recibir beneficios adicionales como recursos para desarrollar un proyecto productivo. Con ello volvieron a conseguir con su familia las vaquitas con las cuales regresaría la prosperidad a su hogar. Con las vacas ha logrado ampliar la oferta de quesos en Santa Marta y esa distribuidora que le permitió vivir en años de penuria se ha expandido al municipio de Pivijay.

De esta forma, Luis Carlos hoy es reconocido como todo un emprendedor, uno que no se olvida que su comunidad sí que pasó por momentos difíciles, por lo cual para él es importante apoyarlos, abrirles las puertas y que todos tengan oportunidades que les permitan transformar la vulnerabilidad por el empoderamiento y se conviertan, como él, en empresarios del campo.

AVANZAN JORNADAS 

Con la prórroga de la Ley 1448 por 10 años más hasta el 2031, la Unidad de Restitución de Tierras puso en marcha de una campaña de pedagogía para acercar la política de restitución a las personas que aún no conocen del proceso, especialmente en las zonas nuevas a las que se dio apertura durante el actual gobierno.

En los 34 meses de Gobierno del presidente Iván Duque, la Unidad de Restitución de Tierras con el acompañamiento de la Fuerza Pública ha logrado iniciar intervención en 185 nuevas zonas del país, lo que implica la necesidad de informar a todas las víctimas sobre los derechos, medidas y recursos con los que cuentan para acceder a la restitución e impulsar la presentación de solicitudes.

Por esta razón la Unidad desarrolla jornadas de socialización para que puedan conocer las etapas del proceso, dónde pueden dirigirse para iniciarlo, cuáles son los canales de atención, los asuntos normativos, y las herramientas para lograr una reparación integral.

También podría gustarte