‘El cubo’: las distintas maneras de contar una misma historia

Un equipo de no más de 40 personas se concentró durante mes y medio en las instalaciones del Teatro Petra de Bogotá para realizar una de las producciones ganadoras de las convocatorias que durante la pandemia lanzó RTVC para el sector audiovisual.

Se trata de ‘El cubo: historias tridimensionales’ que desde hace algunos días se encuentra disponible a través de la plataforma gratuita de RTVCPlay.

“En el Teatro Petra siempre hemos trabajado estructuras no tradicionales, experimentos alterando tiempos y espacios, incluso transformaciones de personajes. Cuando apareció la convocatoria de Rtvc nos dimos cuenta que era a fin a nuestro trabajo”, comentó Fabio Rubiano, actor, dramaturgo y director del Teatro Petra.

Una vez ganaron esta convocatoria, empezó todo el desarrollo de las ideas que el Teatro Petra tenía y lo que Rtvc buscaban, en un proceso dinámico y respetuoso de ambas partes.
“Es un proyecto complicado y más en pandemia. La búsqueda era historias de personajes que se cruzaran, con partes de ficción y realidad, desarrollando hasta 20 propuestas hasta que eso quedó completo y se empezó a grabar”, continuó Rubiano.

Encerrados con todos los protocolos para socializar y convivir trabajando, logrando desarrollar la grabación completa sin tener un solo caso Covid dentro del equipo de grabación.

“Era entrar en una dinámica diferente con jornadas de grabación que no superaban las 12 horas con un buen catering, que no es una cosa secundaria, porque la gente necesita espacios de descanso que sean amables para poder seguir trabajando”.

Es una apuesta original en la que se unen lo teatral y lo audiovisual, entrelazando seis historias contadas desde diferentes puntos de vista, con la participación de Marcela Valencia, Liliana Escobar, Juanita Cetina, Mauro Santos, Javier Riveros, Bernardo García,
Jacques Toukhmanian, Cristina Umaña y Santiago Gómez.

“Fue clave la combinación de todos los equipos. El equipo de actores del teatro es súper profesional que no tuvo que repetir mucho porque llegó a grabaciones con todo muy bien ensayado. El equipo audiovisual entendió bien nuestro lenguaje y nosotros él de ellos, así que nos comunicamos muy bien”.

Los detalles eran fundamentales en el proyecto en temas como la iluminación, siempre pensando que este es un proyecto para una plataforma audiovisual con mucho del lenguaje teatral, pero no era teatro grabado para televisión.

“Se entendió rápidamente que podía haber una estética teatral pero que se requería de una iluminación para un proyecto audiovisual. Siempre tuvimos claro todos que lo que queríamos era un nuevo proyecto para una producción audiovisual con una estética y un esquema teatral”.

Y agregó: “Cuando el público ve espacios como el consultorio, la carretera, la casa de los padres o un café, la gente tiene claro que ese no es un espacio real, que está montado en un escenario, pero la relación de los personajes tiene tantos niveles, tantas capas, tantos conflictos, que el espectador entra en el código y no le interesa si el espacio es real o no, la historia de los personajes es lo que le atrae”.

EN LA HISTORIA

Se dice que una misma historia puede tener diferentes significados dependiendo desde dónde se mire, y más, si dicha historia tiene que ver con la percepción sobre el poder, la honestidad, los valores y la moral.

Esto se puede confirmar a través de los destinos cruzados de Alba, José Carey, Marina, Félix Mercado, Elvira y Sales, los personajes protagónicos de esta experiencia digital, dirigida por Fabio Rubiano, en la que el abuso, la manipulación, la doble vida y los secretos, llevarán al usuario a cuestionarse sobre sus ideas preconcebidas frente a diversas situaciones.

“Son seis historias de seis personajes a los que les pasan cosas en un momento de su vida. La particularidad es que todas ellas se cruzan, y no es que les sucedan cosas diferentes, sino que la gente tiene un punto de vista diferente. Si hay una escena entre un gerente y una empleada sobre el tema del acoso, existe una versión que tiene la empleada, una versión del gerente y una versión de un testigo. No son escenas diferentes,
son versiones diferentes”.

Son historias sencillas presentadas en 105 cortos audiovisuales con los que se cuenta ‘El Cubo’ para personalizar las historias y comprobar que la verdad no es una sola.

Quién desee ‘armar’ este cubo encontrará tres modos narrativos e infinitas formas de navegarlo, pues sus historias no son lineales y no tienen final. El usuario empieza por seleccionar uno de los seis personajes, y posteriormente, uno de los tres modos narrativos: Cronológico, que arranca por la acción principal de cada personaje; Laberinto que permite saltar de un personaje a otro y de una historia a otra; o Reflexivo en el que se le harán preguntas que se responderá según sus creencias o convicciones.

De acuerdo con el recorrido libre que decida realizar, el usuario podrá tener una postura según su ‘lógica’ o ‘sentido común’ frente a las situaciones que viven los personajes. La idea al final de la experiencia es que cada navegante se convierta en un personaje más, de acuerdo con la interpretación que haga de cada situación.

“Nos ha ido muy bien. La gente habla mucho, nos escribe, se sorprende, nos felicita. La gente entra a la plataforma y navega por las historias”, finalizó Fabio Rubiano.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte