Atentado contra helicóptero que transportaba al presidente, Hecho sin precedentes

Hacia las 4:00 de la tarde de este viernes, en uno de los barrios que colinda con el aeropuerto internacional Camilo Daza, de Cúcuta, sonaron más de una docena de disparos, mientras que el helicóptero 007 de la Fuerza Aérea Colombiana iba pasando.

Las detonaciones de inmediato alarmaron a quienes viven en esos humildes sectores que bordean la terminal aérea y quienes estaban afuera de sus casas, corrieron a esconderse, pues sabían que estaba pasando algo que los pondría en riesgo.

Y fue así. Los disparos fueron hechos contra el helicóptero que transportaba al presidente de la República, Iván Duque, a los ministros del Interior, Daniel Palacios, y de Defensa, Diego Molano; al gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano, al alcalde de Cúcuta Jairo Yáñez, y otros funcionarios.

Todos ellos regresaban de Sardinata, donde estuvieron todo el día en una jornada en el marco del programa Paz con Legalidad en el Catatumbo Sostenible.

Un hecho sin precedentes

El atentado contra el helicóptero en el que viajaba el mandatario de Colombia, con parte de su comitiva, además de dimensionar el alcance de los grupos armados ilegales, también estuvo a punto de generar una tragedia.

Un experto en aeronaves aseguró que los impactos que recibió el helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana causó daños en la cubierta del paso del rotor de la cola, además, perforaron las palas (las que dan el movimiento continuo de rotación) del rotor principal y de cola.

El ataque no fue más grave, porque el rotor de la cola de la aeronave no se frenó, debido a que solo perforó las palas.

“Si el disparo hubiera afectado el link de paso y hubiera frenado el rotor de la cola, la aeronave no hubiera podido sostenerse y hubiese caído de inmediato”, explicó el experto.

El mismo presidente Duque aseguró, minutos después de aterrizar de emergencia en el aeropuerto internacional, que la reacción del dispositivo aéreo de seguridad que lo acompañaba, como la capacidad de la aeronave impactada, evitó que el ataque hubiera sido letal.

El mandatario calificó como “un ataque cobarde”, la acción de los grupos armados ilegales que delinquen en esta zona de frontera.

Además, insistió en que se mantendrá la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico y contra los grupos criminales en el territorio nacional.

“Quiero reiterar que no nos amedrantan con violencia ni actos de terrorismo. Nuestro Estado es fuerte y Colombia es fuerte, seguiremos trabajando todos los días”, dijo el presidente Duque.

El presidente Duque también aseguró que dio instrucciones concretas a las autoridades para que identifiquen y capturen a los responsables del ataque, que se dio desde la parte montañosa alrededor del barrio Camilo Daza, por el Anillo Vial Occidental.

Diego Molano, ministro de Defensa, escribió a través de Twitter: “que el temor lo sientan los cobardes que atentaron contra el presidente y equipo de Gobierno. Seguimos firmes y con más impulso para acabar con quienes pretenden desestabilizar al país. Nuestras instituciones están por encima de cualquier amenaza”.

El alcalde Jairo Yañez, condenó y rechazó el atentado contra el presidente Duque y explicó que se percataron de la gravedad del hecho cuando aterrizaron y observaron los impactos de las balas.
“Se oyeron sonidos extraños que ni los mismos pilotos podían explicar y cuando vamos aterrizando se ven los impactos y ahí es cuando empieza la preocupación”, dijo el alcalde.

¿Quién está detrás?

Aunque hasta la noche de este viernes las autoridades no atribuyeron a ningún grupo armado el atentado, extraoficialmente se conoció que las primeras investigaciones indican que el frente urbano Carlos Germán Velasco Villamizar, del Ejército de Liberación Nacional (Eln), podría ser el autor del hecho.

En los últimos diez días, esta estructura guerrillera ha generado caos e intranquilidad en la comunidad cucuteña, luego del atentado con un carro bomba en las instalaciones de la Trigésima Brigada del Ejército, en el que resultaron 36 personas heridas.

Seis días después de estremecer gran parte de los barrios de Cúcuta y Los Patios con la explosión de 30 kilos de pentrita en las instalaciones militares, una nueva bomba explotó en el sector de Cerro Pico, en la vía a El Zulia, dejando a una pareja herida que se movilizaba en un carro y afectadas algunas casas del sector del barrio El Progreso.

Con este nuevo hecho, que demuestra el alcance criminal de los grupos ilegales asentados en esta zona de frontera, se deja entrever que, de ser el Eln el autor, sería la huella de una escala terrorista sin medida, en la que no se salvó ni siquiera el presidente Duque, la persona más custodiada y asegurada del país.CÚCUTA (La Opinión)

También podría gustarte