Comunidad LGBTI marchó por derechos

Miembros de la Corporación Diversa del Magdalena agradecieron el apoyo de las autoridades y de la sociedad samaria que acogió con mucho respeto el desfile. 

Con un desfile colorido que inició desde el Polideportivo, la comunidad LGBTI de Santa Marta conmemoró su Día Nacional demostrando con talento, creatividad y vestuarios su condición sexual.

Los integrantes de esta comunidad hondearon varias banderas multicolores y algunas exhibieron los atributos propios de las damas naturales cumpliendo así el compromiso de sentirse realizadas y empoderadas sin tabús.

Durante el recorrido por la Avenida del Libertador las personas que desfilaban recibieron el respeto por parte del gremio de conductores y transeúntes, mientras algunos aplaudieron por la buena organización. A la altura del Liceo Celedón, el desfile cruzó para continuar a lo largo de la Avenida de Los Estudiantes siempre con el acompañamiento de los agentes de la Policía Metropolitana de Santa Marta y del personal de la Defensoría del Pueblo y Personería Distrital.

Los organizadores del evento que se unió al Día Mundial del Orgullo LBGTI a través de la Corporación Diversa del Magdalena, agradecieron el apoyo de las autoridades y de la sociedad samaria que acogió con mucho respeto el desfile.

Vale mencionar que las hermanas Kiara Roys y Sara Montoya Roys participaron en el recorrido subidas en una carroza, ambas serán las candidatas al Reinado del Carnaval Gay y Reinado nacional Trans respectivamente, el año próximo. Durante su tránsito por la Avenida Campo Serrano, los vendedores ambulantes y estacionarios quedaron ‘boquiabiertos’ al ver los atributos físicos de las representantes por la comunidad LGBTI.

RESPALDO CONSTITUCIONAL 

Este día se celebra desde el año 1969, en donde ocurrieron varias manifestaciones espontaneas reclamando igualdad, oportunidades y el fin de la violencia por cuestiones de género.

En ese marco, recordamos una serie de sentencias a favor de esta comunidad emitidas por la Corte Constitucional.

Para iniciar, este año, en la sentencia T-068 La Corte Constitucional, advirtió que existe un patrón de discriminación que tiene como objeto a las personas del mismo sexo que realizan manifestaciones públicas de afecto en espacios públicos.

 “Estas situaciones evidencian la invisibilización que sufren las personas LBGTI en dichos lugares”, aseguró la corte.

Este fallo de tutela fue la respuesta de la Corte al caso de una pareja de mujeres lesbianas, pertenecientes al colectivo ‘Raras no Tan Raras’, que se encargaron de documentar su propio caso en donde demostraron que sufrieron discriminación por parte del personal de seguridad de un centro comercial en Barranquilla por haber manifestado públicamente su afecto en el lugar.

En el año 2020, con la sentencia T-443 de 2020, se declaró a los colegios como espacios de inclusión y acompañamiento para estudiantes en proceso de reafirmación de su identidad de género.

En la sentencia T-143, de 2018, la Corte determinó que un empleador no puede anteponer argumentos formalistas como el “sexo” registrado en el documento de identidad de un trabajador, para impedir que este se desarrolle acorde con la vivencia interna e individual del género, así el mismo no coincida con su sexo biológico.

Esto, tras una acción de tutela para solicitar la protección de la identidad de género en el caso en que trabajador transgénero solicitó autorización para utilizar uniforme femenino con una variación que consistía en usar pantalón de hombre u otra opción que no atentara en contra de su identidad sexual.

Por otro lado, en el año 2016, se tomó emitió la histórica sentencia SU-214, en la cual se declaró que los matrimonios civiles entre parejas del mismo sexo celebrados con posterioridad al 20 de junio del 2013 gozan de plena validez jurídica.

La Sala Plena de la Corte Constitucional, resolvió varias acciones de tutela relacionadas con la celebración y el registro del matrimonio para parejas del mismo sexo por parte de jueces o notarios públicos.

La Corte decidió que los principios de dignidad humana, libertad individual e igualdad, implicaban que todo ser humano podría casarse de acuerdo con su orientación sexual.

El Tribunal consideró que celebrar un contrato civil de matrimonio, «es una manera legítima y válida de materializar los principios y valores constitucionales y una forma de garantizar la efectividad del derecho a la dignidad humana, la libertad individual y la igualdad».

En la sentencia C-683 de 2015, la jurisprudencia aseguró que excluir la adopción de menores por parejas del mismo sexo “genera un déficit de protección y vulnera el interés superior del menor”.

La Corte reiteró que la orientación sexual de una persona no está asociada ni puede confundirse con la «idoneidad moral» como requisito para adoptar, puesto que lo relevante es el interés superior del menor y la capacidad de brindar las condiciones para su desarrollo armónico e integral en entorno adecuado y estable.

También en el año 2015, con la sentencia T-141, La Corte decidió a favor de un hombre homosexual que fue víctima de agresiones verbales por parte de sus vecinos.

El Tribunal sostuvo que el lenguaje grosero y ofensivo utilizado para describir u ofender a una persona homosexual es un acto de discriminación. La Corte también recordó que “la comunidad LGBTI en el país está protegida constitucionalmente y que este tipo de actos discriminatorios son inaceptables y contrarios a sus derechos constitucionales”.

Otro caso icónico, es la sentencia T-478, que hasta el momento sigue siendo la bandera de la lucha por esta comunidad en el país. La Corte amparó los derechos de Sergio Urrego y su madre (pese a que el joven ya había fallecido) por considerar que el colegio en el que estudiaba violó sus derechos al debido proceso, al buen nombre, a la igualdad y a la intimidad, por el proceso sancionatorio que se siguió en su contra, al descubrirse la relación que mantenía con otro compañero.

La Corte también hizo un llamado para que los manuales de convivencia en las escuelas estén acordes con los parámetros constitucionales que promueven el respeto por la identidad y la diversidad sexual.

También podría gustarte