#ENVIDEO: Así escapó tío que mató al sobrino por una herencia familiar

Las imágenes captadas en un establecimiento de la zona se encuentran en cadena de custodia de las autoridades para la pronta captura del responsable que huyó una camioneta luego de cometer el asesinato.  

En cámaras de seguridad de un establecimiento comercial ubicado en la carrera 22 con calle 17, esquina del barrio Jardín, frente al edificio residencial Trocadero, quedó grabado el momento en que Edgardo Arias Pérez, tío del joven universitario Andrés José Vargas Arias, de 23 años de edad, le propinó un balazo en la región axilar, en medio de una trifulca familiar por una herencia.

La escalofriante escena que se encuentra en cadena de custodia por las autoridades para el esclarecimiento del asesinato, muestra el momento en que el presunto homicida escapa con rumbo desconocido acompañado con otros familiares, los cuales no han sido identificados a bordo de una camioneta marca Ford de placas QFF – 710, luego de agredirlo con arma de fuego.

 “El responsable está plenamente identificado. En los vídeos observamos a una segunda persona que es quien conduce el vehículo, es cómplice de este lamentable hecho. Le hacemos nuevamente el llamado a que se entreguen y respondan por el crimen del joven universitario”, señaló un investigador judicial de la Policía Metropolitana de Santa Marta.

ASÍ FUE EL CASO 

Como se informó, el homicidio de Vargas Arias, se registró en el apartamento 303 del edificio situado en el barrio Jardín, donde minutos antes se había desarrollado una reunión familiar, donde definirían el destino de una herencia entre abuelos, hermanos y sobrinos.

Lo anterior, conlleva a una discusión entre la madre del joven y esposa del hombre Andrés, Ulpiano Vargas Castañeda, quien recibió una herida de bala y fue dado de alta la mañana del miércoles. Se supo que, la mujer intentó hacer que su padre presuntamente firmara un documento y disgustó al agresor, es decir su hermano.

La víctima mortal, Varga Arias – hijo de Martha – intentó interceder para calmar los ánimos, su tío Edgardo, desenfundó un arma de fuego y le propinó un balazo a la altura de la región axilar, proyectil que le comprometió varios órganos en cuestión de minutos. Pese a que fue llevado a una clínica privada, no logró sobrevivir.

VÍCTIMA FUE DESPEDIDA 

Momentos de llanto y dolor se evidenciaron durante las honras fúnebres del joven Andrés José Vargas Arias, realizadas en horas de la tarde de ayer en el cementerio Jardines de Paz de Santa Marta, donde previamente se realizó una misa para que sus familiares, amigos y compañeros le dieran el último adiós.

Durante el acto, el padre de la víctima, Ulpiano Vargas, quien también resultó herido en el ataque con arma de fuego por parte de su cuñado, tomó el micrófono y se dirigió a todos para dejar lo ocurrido en manos de Dios y ofrecerle su dolor.

 

Policía busca a tío que mató al sobrino por una herencia

Edgardo Arias Pérez está siendo buscado por la Policía Metropolitana de Santa Marta para que responda por el homicidio.

La acalorada discusión que terminó en un trágico final inició por la firma de un documento con el cual definirían una herencia familiar. 

Uniformados de la Seccional de Investigación Criminal – Sijín – de la Policía Metropolitana de Santa Marta adelantan intensos operativo en toda el área urbana de la capital para dar con la captura de Edgardo Arias Pérez, tío que mató de un balazo al sobrino por una herencia familiar.

El comandante de la institución policial, el coronel Óscar Solarte, dio a conocer que los investigadores en articulación de las unidades de vigilancia por cuadrantes adelantan un ‘plan candado’ y un cerco en las salidas de la ciudad para evitar que el responsable escape hacia otra ciudad.

 

 “Lo tenemos plenamente identificado. Le pedimos que haga la entrega voluntaria y responda por los hechos que cometió; debemos resaltar que aquí se perdió la vida de un joven universitario y su padre resultó herido, el señalado deberá comparecer ante la justicia por este homicidio”, manifestó el coronel Óscar Solarte.

ESCAPÓ EN UNA CAMIONETA

De acuerdo a la información recopilada por uniformados de la Sijín de la Policía, Edgardo Arias, una vez cometió el crimen, abordó una lujosa camioneta marca Ford de placa QFF-710 y emprendió la huida junto a otros parientes.

 “Apenas se tuvo conocimiento de lo sucedido se desplegaron todas las unidades y se dio aviso a través de la central de radio de lo que sucedía, todas las unidades se volcaron a las principales avenidas para ubicar el vehículo, sin embargo este logró escapar de manera rápida”, puntualizó el coronel Óscar Solarte.

EL CRIMEN 

El homicidio de Andrés José Vargas Arias, de 23 años de edad, se registró en el apartamento 303 del edificio Trocadero que está ubicado sobre la carrera 22 con calle 17 del barrio El Jardín, inmueble que fue escogido para adelantar una reunión entre abuelos, hermanos y sobrinos donde se definiría una herencia.

Allí se originó una acalorada discusión cuando una mujer identificada como Martha Patricia Arias Pérez (hija, madre y esposa) intentó hacer que su padre firmara un documento y esto disgusto al homicida, es decir su hermano, Edgardo Arias Pérez.

La institución reportó que cuando la víctima mortal, Varga Arias – hijo de Martha – intentó interceder para calmar los ánimos, su tío Edgardo, desenfundó un arma de fuego y le propinó un balazo a la altura de la región axilar, proyectil que le comprometió varios órganos en cuestión de minutos.

En el mismo hecho resultó herido el padre de Andrés, Ulpiano Vargas Castañeda, quien también fue atacado por Edgardo cuando intentó defender a su hijo.

Malherido, la víctima fue auxiliada y llevada hasta la sala de urgencias de la clínica Mar Caribe donde pese al esfuerzo de los médicos de turno perdió la vida. A su vez, Ulpiano también fue socorrido y conducido hasta la clínica La Mujer, donde en la tarde de ayer le dieron salida.

Funcionarios de la Unidad Móvil de Criminalística de la Policía Metropolitana de Santa Marta adelantaron la inspección de cadáver y trasladaron el mismo hasta la Morgue del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

También podría gustarte