Inundaciones dejan más de 5 mil familias damnificadas

La creciente súbita del río Sevilla causó inundaciones en la población del mismo nombre y en el corregimiento Guacamayal, comprensión del municipio Zona Bananera, en Magdalena.

El gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, confirmó que son 5.576 las familias que resultaron afectadas por las inundaciones en Zona Bananera.  

Indicó que la Gobernación del Magdalena dispuso de dos retroescavadoras, un vibrocompactador, un carro tanque para atender 10 puntos críticos. Al tiempo estaremos brindando atención en salud, con cinco equipos de ‘Médico en Tu Casa’, cuatro ambulancias y el servicio de urgencias 24 horas en la red básica y complementaria.

«Se presentaron fuertes lluvias en la cuenca del río Sevilla que provocaron inundaciones que afectaron a 5576 familias de Zona Bananera. Desde Gobernación del Magdalena hacemos frente a la emergencia en Sevilla y Guacamayal con equipo humano y maquinaria», dijo Carlos Caicedo Omar.

«Desplázamos 2 retroescavadoras, 1 vibrocompactador, 1 carro tanque para atender 10 puntos críticos. Al tiempo estaremos brindando atención en salud, con 5 equipos de Médico en Tu Casa, 4 ambulancias y el servicio de urgencias 24 horas en la red básica y complementaria», añadió el Gobernador.

La creciente súbita del río Sevilla causó inundaciones en la población del mismo nombre y en el corregimiento Guacamayal, comprensión del municipio Zona Bananera, en Magdalena.

Precisó el gobernador Caicedo que «suministraremos alimentos a 2000 habitantes de 9 barrios, agua potable, ayuda humanitaria y garantías de seguridad. La Gobernación, solicita a Fenoco y demás empresas, compromisos con el territorio, del cual se sirven y representa buena parte de sus utilidades y vinculación del gobierno nacional»

El jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo del Departamento, Jaime Avendaño, reportó que el corregimiento de Guacamayal quedó completamente inundado, con cerca de 5000 familias afectadas, que tuvieron que pasar la noche en la línea férrea porque las aguas alcanzaban la altura de la cintura.

 “Los sectores de Prado y Prado Sevilla quedaron inundados, se rompió la línea férrea en dos puntos para que el agua no se represara y pudiera evacuarse mejor. La línea férrea está cerrada. También se presentó un represamiento de madera en la quebrada Guáimaro en Orihueca”, dijo Avendaño.

También podría gustarte