¿Qué cambió en la justicia con la creación de la Corte Constitucional?

Como consecuencia de la coyuntura de la última década del siglo pasado en Colombia, en la que actores como el M-19 y otros grupos guerrilleros, realizaron un acuerdo de paz y se necesitaba con urgencia facilitar el surgimiento de nuevos partidos políticos, el 5 de febrero de 1991, se instaló la Asamblea Nacional Constituyente, la cual dio origen a la Constitución Política.

En ese contexto, como garante de que esa carta magna no se vulnerase, empieza a funcionar el máximo tribunal de justicia ordinaria, que es la Corte Constitucional. Su objetivo principal es velar por la integridad y supremacía de la Constitución y garantizar la protección de los derechos fundamentales de la ciudadanía.

La Corte Constitucional está integrada por 9 magistrados, elegidos por el Senado de ternas enviadas por la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado y el Presidente de la República.

En ese contexto, en diálogo con COLPRENSA, el magistrado Antonio José Lizarazo, presidente de la Corte Constitucional explicó qué fue lo que cambio en el ámbito judicial en el país, a partir del surgimiento de esta institución.

¿En qué cambió la justicia del país gracias a la Corte?

Creo que los principales cambios en la justicia se deben a la consagración de una carta de derechos y de unos mecanismos judiciales para hacerlos efectivos, como la tutela y las demás acciones constitucionales, por una parte, y al diseño de una institucionalidad para garantizar el acceso de los colombianos a la justicia, lo cual incluye la creación de la Corte Constitucional.

Esta Corporación, en sus casi 30 años de funcionamiento, en cumplimiento de su papel de guardiana de la integridad y supremacía de la Constitución, ha contribuido a materializar los derechos de las minorías; de las mujeres; de las niñas, niños y adolescentes; en particular ha contribuido a que la igualdad sea real y efectiva, así como a la protección de las poblaciones en situación de debilidad manifiesta.

¿Qué fallos destaca en la historia de esta corporación?

Hay decisiones judiciales que han sido trascendentales para el país. Destaco las sentencias que han declarado un estado de cosas inconstitucional para efectos de reparar la vulneración masiva de derechos fundamentales que afectan a un número significativo de personas, y que es ocasionada por una omisión persistente de las autoridades en el cumplimiento de sus obligaciones.

Ejemplo de ello, son las sentencias en relación con los derechos de las personas en situación de desplazamiento forzado (Sentencia T-025 de 2004), en materia del goce efectivo del derecho a la salud (Sentencia T-760 de 2008), frente a los derechos de las personas privadas de la libertad en establecimientos carcelarios y penitenciarios (Sentencia T-388 de 2013), y una decisión más reciente relacionada con el goce efectivo de los derechos fundamentales a la alimentación, a la salud, al agua potable y a la participación de los niños y niñas del pueblo Wayúu (Sentencia T-302 de 2017).

¿Qué le ha dejado esta corporación a la justicia?

La jurisprudencia constitucional ha contribuido, sin duda, a que la igualdad sea real y efectiva, a la equidad de género y a la materialización de los derechos de las minorías.

Creo que resulta necesario reconocer el papel de la Corte en la protección de los derechos de las minorías, de las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad, de las mujeres y de los niños, niñas y adolescentes. La jurisprudencia constitucional ha contribuido, sin duda, a que la igualdad sea real y efectiva, a la equidad de género y a la materialización de los derechos de las minorías.

En resumen, hay una gran cantidad de sentencias de este Tribunal que le han devuelto la dignidad a muchos colombianos que confían en la labor que, como guardiana de la integridad y supremacía de la Constitución, le fue otorgada a la Corte Constitucional. Seguiremos trabajando en la materialización del pacto fundamental de convivencia.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte