Más de 20 colombianos involucrados en el asesinato del presidente de Haití

La policía haitiana ya capturó a 15 de ellos, en su mayoría militares retirados.

Las autoridades de Haití arrestaron a quince colombianos y a dos estadounidenses de origen haitiano por su supuesta implicación en el asesinato del presidente Jovenel Moïse, anunciaron este jueves fuentes oficiales.

El comando que perpetró el magnicidio estaba compuesto por 26 colombianos y los dos estadounidenses, según informaciones ofrecidas por el director general de la Policía, León Charles, en una rueda de prensa.

Charles dijo que de los 26 colombianos implicados, ocho «mercenarios» están fugados y son buscados «activamente», mientras que los otros tres murieron en tiroteos con las fuerzas de seguridad.

Previamente, las autoridades habían informado de la muerte de cuatro sospechosos, pero rebajaron este número sin dar explicaciones.

Dos de los arrestados fueron capturados por un grupo de civiles, que los llevaron atados con cuerdas hasta una comisaría en el barrio de Pétion-Ville, en Puerto Príncipe.

En ese lugar se concentraron decenas de personas con la intención de linchar a los sospechosos y prendieron fuego a algunos automóviles incautados por la Policía a los detenidos.

Según medios internacionales que han filtrado los nombres, cuatro de los colombianos serían Alejandro Giraldo Zapata, de 41 años, John Jairo Ramírez Gómez, de 40 años, Víctor Albeiro Piñera Cardona, 40 años y Manuel Antonio Groso Guarín, de 41 años.

Los hatiano-estadounidenses serían Joseph Vincent, de 56 años y James Solages de 36 años. Este último, según la agencia AP, habría trabajado previamente como guardaespaldas en la embajada de Canadá en Haití.

El director general de la Policía, Léon Charles, dijo más temprano que las fuerzas de seguridad ya tenían en su poder a los autores materiales del magnicidio y están a la búsqueda de los autores intelectuales.

La Policía también se incautó de cinco vehículos de la supuesta banda, pero tres de ellos fueron incendiados por la turba de civiles.

El asesinato de Moise, ocurrido la madrugada del miércoles, ha sido atribuido por las autoridades haitianas a un comando de hombres armados que hablaban inglés y español.

El asesinato de Moïse amenaza con desestabilizar aún más el país, ya enfrentado a una doble crisis: política y de seguridad. Moïse gobernaba por decreto Haití, el país más pobre del continente americano, después de que se postergaron las legislativas previstas para 2018.

Además, en los últimos meses aumentaron los secuestros extorsivos, reflejo de la creciente influencia de las bandas armadas en ese país, que también convive con una pobreza crónica y recurrentes desastres naturales.

Moïse enfrentaba una fuerte oposición por parte de sectores de la sociedad que consideraban su mandato ilegítimo. En los últimos cuatro años, el país tuvo siete primeros ministros. Y estaba previsto que Joseph fuera sustituido esta semana luego de permanecer tres meses en el cargo.

También podría gustarte