Murió don Miguel Blanco, el ‘príncipe de Wakanda’

La familia Blanco es una de las más numerosas, queridas e importantes en el barrio Campo Murcia en El Retén. 

Consternación por el fallecimiento de don Miguel Blanco a quien cariñosamente se le conocía como el ‘príncipe de Wakanda’, cuyo deceso se dio a las diez de la noche de este sábado en la Clínica La Milagrosa de Santa Marta.

Don Miguel Blanco, quien contaba con 92 años de edad, era considerado uno de los hombres más carismáticos y queridos del municipio de El Retén, e inclusive de Aracataca y Fundación.

Su muerte provocó de inmediato pesar y un enorme vacío entre sus familiares, amigos y conocidos. Miguel Blanco nació un 7 de junio de 1929 en María La Baja (Bolívar), en el hogar de Leopoldo y Francisca, siendo el primogénito de un hogar donde nacieran también Pedro Pablo, Matilde, Julián, Antonio, Natividad y Concepción. Una familia de una raza de reyes y príncipes kenianos de la lejana África.

 “A la Clínica La Milagrosa llegó el día viernes y falleció la noche del sábado”, confirmó una de sus nietas.

En el año 2020 el periodista oriundo de El Retén Magdalena, Edgar Salas Ballesteros, escribió en sus historias de pandemia publicadas en Facebook, una crónica dedicada a don Miguel Blanco en donde hace un homenaje a este personaje apreciado en la comunidad por ser un hombre valioso. Ese texto se tituló: “Miguel Blanco: El príncipe de Wakanda”, una fantasiosa historia en donde relató su llegada a El Retén y algunas anécdotas sobre su vida vinculada al campo, a la ganadería, al apoyo a futbolistas y mucho más.

Vale decir que la familia Blanco es una de las más numerosas, queridas e importantes en el barrio Campo Murcia en El Retén ya que han realizado varios aportes al crecimiento y desarrollo del pueblo. La Dinastía Blanco, integrada por 18 hijos, 67 nietos, 91 biznietos y 3 tataranietos nunca olvidará a don Miguel que con su sonrisa no solo conquistó mujeres, sino que cautivó buenas amistades.

En el día de ayer el cuerpo del finado fue trasladado hacia su pueblo natal en donde se programó su sepelio y acompañamiento hasta su última morada. Paz en su tumba y que brille para él la luz perpetua.

También podría gustarte