¿Qué pasa si el gobierno de EE.UU. se queda sin fondos?

303

La Casa Blanca, el Congreso, la justicia, la policía, el transporte aéreo, los servicios postales y los servicios considerados esenciales para la seguridad y la protección del país no se verían afectados. La investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la posible interferencia rusa en la campaña electoral de 2016 continuará. 

 

El gobierno de Estados Unidos puede verse parcialmente paralizado a partir del sábado y cientos de miles de funcionarios federales pueden ser enviados a casa sin goce de sueldo, si el Congreso no aprueba un proyecto de presupuesto antes de la medianoche del viernes.

Estas son las consecuencias observadas durante el cierre anterior del gobierno, en octubre de 2013, en el que 850.000 empleados federales fueron declarados “no esenciales”.

 

DEFENSA:

La mitad de los 742.000 empleados civiles del Pentágono, el mayor empleador público, estaría de licencia sin goce de sueldo. Pero las operaciones militares continuarían normalmente, aunque los soldados podrían recibir su pago atrasado si el bloqueo continúa en febrero. 

 

PARQUES Y MUSEOS:

Los 368 parques nacionales y museos estarían cerrados, incluidos los principales museos y el zoológico de Washington. El estado perdió 500 millones de dólares en ingresos en 2013, según la Casa Blanca.

 

VISAS, PASAPORTES:

el procesamiento de las solicitudes de visa y pasaporte sería más lento y su emisión se retrasaría.

 

INVESTIGACIÓN:

 Los Institutos Nacionales de Salud (NIH), centros de investigación médica, dejarían de aceptar nuevos pacientes para tratamientos experimentales. 

 

ADMINISTRACIÓN:

La mayoría de las agencias federales verían sus efectivos reducidos, lo que provocaría demoras en la recaudación y reembolso del impuesto a las ganancias, en las autorizaciones de comercialización de medicamentos, en los préstamos públicos a pequeñas y medianas empresas, en el seguro público para compradores de bienes raíces, en las solicitudes de atención para ex soldados.

 

WASHINGTON:

La capital federal, financiada directamente por el Congreso, no tendría fondos para su recolección de basura, limpieza de calles y servicios de biblioteca. Las escuelas y el transporte público continuarían funcionando. 

 

EXENCIONES:

La Casa Blanca, el Congreso, la justicia, la policía, el transporte aéreo, los servicios postales y los servicios considerados esenciales para la seguridad y la protección del país no se verían afectados. La investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la posible interferencia rusa en la campaña electoral de 2016 continuará. 

 

IMPACTO ECONÓMICO:

La Casa Blanca calculó entre 2.000 millones y 6.000 millones de dólares la pérdida de producción causada por el cierre de 2013.

También podría gustarte