Las razones por las que Fitch rebajó calificación de EPM

La incertidumbre por Hidroituango y la rebaja en la calificación del municipio de Medellín (que bajó a la semana pasada desde ‘BBB-’ a a ‘BB+’) hicieron que Fitch Ratings rebajara las perspectivas sobre incumplimiento de emisor (IDR) de Empresas Públicas de Medellín (EPM).

Así lo dio a conocer ayer la firma internacional de riesgos a través de una comunicación en la que aclaró que rebajó la calificación de riesgo en moneda local y extranjera de la compañía de servicios públicos de ‘BBB-’ a ‘BB+’, y mantuvo la perspectiva de la calificación como negativa.

Para Luis Fernando Ramírez, investigador económico de la Universidad Sergio Arboleda, esta decisión sería consecuencia de la reducción de la calificación de Colombia (de ‘BBB-’ a ‘BB+’) por parte de Standard & Poor’s y Fitch, y debido a la situación de estabilidad macroeconómica del país que, considera, en este momento no es sólida.

“Eso, en cascada, repercute sobre los principales emisores de títulos en el país a nivel individual como lo es EPM y otras grandes corporaciones que de manera individual también son sujetos de crédito internacional y son en este momento deudores”, expuso.

Los argumentos de Fitch
En su comunicación oficial, la firma de riesgos señaló que las calificaciones de EPM son reflejo del vínculo que tiene con su dueño, el municipio de Medellín, que también bajó su calificación la semana pasada a ‘BB +’ desde ‘BBB -’ con una perspectiva de calificación que pasó de negativa a estable.

“Las calificaciones de EPM están vinculadas a las de su propietario, el municipio de Medellín (calificación ‘BB+’ con perspectiva estable), debido a la fuerte propiedad y control de esta última sobre la empresa”, explicó Fitch.

Además, resaltó que la perspectiva de la calificación negativa es reflejo de la incertidumbre que se generó desde el 28 de abril de 2018, con el cierre del sistema de desvío auxiliar bloqueado de Hidroituango, y los costos finales “excesivos” de la megaobra.

Por su parte, EPM le aseguró a EL COLOMBIANO en un breve pronunciamiento que esta decisión de Fitch es consecuencia de la disminución que tuvo la calificación (de esa firma) sobre Colombia el pasado 1 de julio, y sobre Medellín, 7 de julio, ambas a ‘BB+’.

Implicaciones de la decisión
Según consideró Ramírez, esta reducción en la calificación hace que la compañía y el país tengan un mayor nivel de riesgo ante los ojos de este tipo de observadores y las consecuencias inmediatas son el encarecimiento de nuevos créditos.

“Es decir que si en un momento dado EPM quisiera tener más recursos para sus proyectos no se los negarán, pero los colocadores van a valorar estos riesgos y probablemente será un poco más costoso endeudarse, especialmente en moneda extranjera”, aseguró.

Por otro lado, Fitch resaltó que el riesgo comercial de la empresa antioqueña actualmente es bajo, teniendo en cuenta su diversificación y características como proveedor de servicios públicos. Además, señaló que espera que una vez se complete Hidroituango, la empresa reciba 800 millones de dólares por el pago de seguros de la obra (ver Infografía).

La firma aclaró que mantiene su expectativa en que la operación de la megaobra de EPM inicie a mediados de 2022 y resaltó que espera resultados positivos de otros proyectos (ver Para saber más).

“Hidroituango es uno de los proyectos de más envergadura de EPM y si entra a operar el año entrante aliviará bastante la incertidumbre y podrá mejorar las perspectivas de riesgo”, dijo Ramírez.

/Colprensa

También podría gustarte