Número de migrantes muertos que intenta llegar a Europa aumentó alarmantemente

Alrededor de 1.150 personas han muerto en el primer semestre de 2021 intentando llegar a las costas de Europa cubriendo la travesía a través del mar Mediterráneo y el océano Atlántico, una cifra más de dos veces superior a la registrada en este periodo durante el año pasado, según datos publicados este miércoles por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El organismo ha indicado en un informe que durante este periodo han muerto 1.146 personas, en comparación con los 513 decesos confirmados durante el primer semestre de 2020, lo que sitúa algunas rutas migratorias marítimas en el Mediterráneo entre las más peligrosas del mundo.

Asimismo, ha destacado que la cifra de personas que han intentado cruzar el Mediterráneo rumbo a Europa ha aumentado un 58 por ciento en este periodo respecto a los primeros seis meses del año pasado, según datos del Proyecto Migrantes Desaparecidos del Centro de Análisis de Datos Mundiales sobre la Migración de la OIM (GMDAC).

El análisis revela que el aumento de las muertes se suma a una «insuficiente cantidad» de operaciones de búsqueda y rescate en el Mediterráneo y la ruta atlántica que conecta África con las Islas Canarias.

Así, el informe desgrana que 896 personas murieron intentando cruzar el Mediterráneo –741 en la ruta central, 149 en la ruta occidental y seis en la ruta oriental–, mientras que cerca de 250 perecieron en su intento de llegar a las Islas Canarias, si bien el organismo ha dicho que la cifra podría ser superior.

En este sentido, ha apuntado a «cientos de casos de naufragios invisibles» notificados por ONG que son «extremadamente difíciles de verificar», al tiempo que ha incidido en que ello demuestra que el número total de fallecidos podría ser muy superior al oficial.

«La OIM reitera el llamamiento a los estados para que tomen pasos proactivos e inmediatos para la reducción de las pérdidas de vidas en las rutas migratorias a Europa y sostengan las obligaciones que les competen en el marco del derecho internacional», ha indicado el director general de la OIM, António Vitorino.

«El aumento de los esfuerzos en materia de búsqueda y rescate (SAR), el establecimiento de mecanismos predecibles de desembarque y el aseguramiento del acceso a caminos migratorios regulares y seguros son pasos claves para el logro del mencionado objetivo», ha argüido.

Por otra parte, el informe recoge un aumento por segundo año consecutivo en las operaciones marítimas por parte de los países del norte de África, con más de 31.500 personas interceptadas o rescatadas durante este periodo, en comparación con las 23.116 de los primeros seis meses de 2020.

En este contexto, las operaciones en las costas de Túnez han aumentado un 90 por ciento, mientras que el número de rescates en Libia es tres veces superior al de 2020, lo que ha descrito como «preocupante», debido a los abusos que sufren los migrantes que son devueltos a territorio libio.

Por último, alerta sobre «brechas informativas» sobre la migración irregular hacia Europa y ha incidido en que, con mejores datos, se podrían preparar mejores estrategias para que los estados asuman sus compromisos para «salvar vidas y establecer esfuerzos internacionales coordinados en relación a migrantes desaparecidos».

/Colprensa

También podría gustarte