No aguantó los golpes y murió

En la sala de urgencias de la clínica Benedicto, en Santa Marta, perdió la vida a causa de un paro cardiorrespiratorio un adulto mayor, quien el pasado 8 de julio fue arrollado por una motocicleta. 

El accidente de tránsito se registró en la carrera 19B con calle 11C del barrio San Francisco, cuando la víctima, Miguel Gil Jiménez, de 88 años de edad, se desplazaba a pie y el conductor de una moto lo embistió y huyó.

Cuentan sus familiares que ese día, paramédicos de la Red de Ambulancia de la Costa lo auxiliaron y trasladaron hasta la sala de urgencias de la clínica Bahía, donde al parecer no le prestaron la atención médica requerida.

“A él lo ingresan y nosotros llegamos hasta allá pero nos dijeron que no podíamos estar ahí; nosotros nos fuimos y al día siguiente (9 de julio) nos llaman a decirnos que podemos pasar por él”, contaron los parientes de la víctima.

Luego de su salida del antes mencionado centro asistencial, Gil Jiménez quedó con problemas respiratorios y constante temblor en su cuerpo, producto de los graves golpes que sufrió durante el accidente y los cuales presuntamente no fueron tratados por los médicos que lo asistieron.

“Nosotros lo llevábamos al centro de salud de Bastidas y nos decían que no lo podían atender, hasta el día de hoy (ayer) que decidimos llevarlo hasta la clínica Benedicto, donde finalmente lo recibieron pero fue demasiado tarde, falleció cuando los médicos lo asistían”, relataron los familiares.

Ante la falta de recursos económicos, hermanos, hijos y nietos del adulto mayor hacen un llamado a la comunidad samaria con el fin de que los ayuden a darle cristiana sepultura, afirman que no cuentan con el dinero suficiente para adquirir un cajón y la bóveda. Quien desee aportar puede comunicarse al siguiente número: 3106007352.

También podría gustarte