¿Arrancó en serio la campaña presidencial? 

Seguimos en una larga ‘campaña de expectativas’ de probables candidatos presidenciales, pero sin que se precisen quienes tienen realmente una decisión tomada y ni con qué respaldos cuentan. Estamos como diríamos en términos deportivos, en un largo ‘calentamiento’, pero sin que haya una definición de quiénes van a formar parte de la ‘titular’. En el momento no están todos los que serán, ni son todos los que están.

Por ahora, sólo hay un candidato presidencial en serio, que es el candidato de la izquierda, Gustavo Petro –quien lo es desde el día siguiente de su derrota frente a Iván Duque-. El problema que tiene esa candidatura es cómo darle mayor legitimidad y cómo lograr superar el tope de sus partidarios para llegar a ser una opción presidencial viable. Por ello están intentando hacer un símil de consulta –han propuesto el llamado Pacto Histórico, que junte las diversas agrupaciones de la izquierda- con unos pre-candidatos que no tienen ninguna posibilidad de ganarle, pero que es importante para estar haciendo protagonismo político de una parte y de otra, para que parezca como una candidatura que ganó una consulta previa.

La llamada ‘Coalición de la Esperanza’ que al inicio despertó algún entusiasmo en la franja de votantes del centro –que existe como realidad política, aunque algunos se empeñen en decir que no es así-, se ha venido desdibujando, con una gran cantidad de aspirantes que no tienen muchas posibilidades reales, con excepción de Sergio Fajardo. Primero, porque Alianza Verde debe surtir primero su proceso interno de seleccionar su candidato y todo indica que allí hay dos tendencias, una próxima a los acercamientos con el ‘Pacto Histórico’ y otra más cercana a la ‘Coalición de la Esperanza’; sin que haya claridad sobre cual tendencia tiene más fuerza. Adicionalmente, si se define el restablecimiento de la personería jurídica al Nuevo Liberalismo de los herederos de Luis Carlos Galán, es altamente probable que este partido quiera ir con listas propias, no solo a las elecciones de Congreso, sino también con la candidatura de Juan Manuel Galán hasta primera vuelta presidencial. Por lo cual, parece que esa coalición puede irse diluyendo, porque los líderes liberales Humberto de la Calle o Juan Fernando Cristo, no parecen tener muchas intenciones de ir en serio con una candidatura presidencial.

En la derecha política, hemos visto una verdadera ‘explosión’ de aspiraciones presidenciales, especialmente en el partido Centro Democrático, pero todo indica que solamente la aspiración de Oscar Iván Zuluaga tendría realmente alguna viabilidad. En el Partido Conservador, parece haber indefiniciones de jugar con un candidato presidencial, aunque tengan varios con buenas condiciones y otros buenos candidatos, como Juan Carlos Echeverry, opten por el camino de las firmas.

Hay un grupo de exalcaldes y exgobernadores que igualmente intentan hacerse un poco de exposición política, proponiéndose como posibles pre-candidatos, pero por el momento no parece haber nada sólido para que de allí se derive una candidatura, a pesar que igualmente hay nombres con trayectoria y posibilidades.

Pero falta que opinen otros jugadores importantes como lo son el Partido Liberal –que actúa como un partido en busca de candidato-, el partido Cambio Radical donde su ‘jefe natural’ Germán Vargas Lleras no parece decidirse aún. Estos jugadores políticos van a ser muy importantes dependiendo hacia donde inclinen sus preferencias. Y adicionalmente, hay dirigentes políticos como Ingrid Betancur –que podría intentar recuperar la personería de su partido Oxigeno Verde-, y otros que podrían ser sorpresas positivas en el juego de candidaturas presidenciales.

Como vemos, todavía el escenario de las candidaturas presidenciales no se clarifica y no sabemos quiénes serán los reales competidores.

*Profesor universitario 

También podría gustarte