Huevos, carnes y legumbres con precios por las ‘nubes’

En la plaza de mercado la clientela fiel se mantiene porque adquiere sus alimentos en un solo lugar aunque advierten el alza en algunos productos. /MONTINER ALVIS 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

Todavía no cesa el ‘coletazo’ de los bloqueos viales ni los efectos a la economía generados por las manifestaciones de protesta en el país. En Santa Marta, los clientes leales que compran en el Mercado Público advierten un alza en algunos alimentos de la canasta básica familiar. 

La gran mayoría coincide también en manifestar que la libra de carne subió de precio a raíz de la pandemia, aunque se esperaba una normalización por la reactivación comercial, pero no. Del pollo y los huevos ni se diga, están ‘por las nubes’.

Un cartón de 30 huevos que se podía adquirir con $9.500 hoy se consigue en $13.500, mientras que la libra de pechuga se compra ahora en $7.000 y la de muslos o alas cuesta $4.250. Las gallinas están escasas y las ponedoras apenas están en proceso de crecimiento.

De acuerdo con el Dane, entre mayo y junio el precio del pollo tuvo un alza del 12 % mientras que el del huevo incrementó en un 17 % durante este mismo periodo, esto a causa de los bloqueos viales. Según la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), “se presentaron más de 2.000 bloqueos que no permitieron la circulación de alimento concentrado a las granjas productoras avícolas, así como para transportar las gallinas y huevos fuera de dichas fincas”.

Gonzalo Moreno Gómez, presidente del gremio avícola, afirmó que aproximadamente 14 millones de aves murieron a causa de las obstrucciones en vías, razón por la cual también el precio del huevo y el pollo están muy altos, según el dirigente. También resaltó que alrededor de 120 millones de pollos y gallinas no tuvieron el acceso a suficientes alimentos.

Uno de los testimonios recogidos fue el de doña Marith Torreglosa, una cliente fiel que acude al segundo piso en la plaza de mercado a comprar sus alimentos. Ella aduce que el precio de las verduras se mantiene al igual que las frutas cosa que no sucede con el aceite, huevos, azúcar, carne, ajo y apio que sí han aumentado sus valores.

Esta cliente que reside en el barrio Pastrana se pregunta hasta dónde llegaremos con tanta carestía si los ingresos en los hogares son los mismos. “Esto está tremendo porque la plata rinde cada vez menos”, recalcó.

Consultada sobre cuál cree ha sido la enseñanza o lección de vida que nos deja la pandemia del Covid-19, respondió sin titubeos que “fue un momento difícil para todos, pero que ayudó a unir a las familias y aumentar la fe en Dios que nunca falla”, indicó.

Por su parte Adelson Pertuz, quien lleva muchos años con su puesto en la principal despensa a los samarios, dijo que la pandemia alejó a varios de sus clientes pero que, gracias a Dios, poco a poco van retornando.

“En estos momentos tenemos que el ajo y el plátano se subió, pero la papa ya normalizó su precio. Las ventas acá en el segundo piso del Mercado han mermado bastante porque hay muchas carretillas por las calles vendiendo”, manifestó Pertuz.

A su turno Juan Carlos Maestre, otro vendedor de la plaza, comentó que el repollo, apio y la lechuga han aumentado de precios mientras que las frutas como maracuyá, lulo o mora se mantienen. La libra de pimentón rojo se compra en $2.500, el pimentón verde a $2.000, mientras que la libra de lulo o maracuyá está en $2.500.

Según datos suministrados por algunos expendedores minoristas en el Mercado Público de Santa Marta, la caja de tomates se consigue en $40.000, mientras que el bulto de 15 libras de cebolla se paga en $13.000. Los aguacates están en su furor porque se consiguen desde dos unidades en $2.500 y por $5.000 se compran dos grandes.

LA BOTICA 

Con la pandemia muchas familias samarias acudieron a las plantas naturales en aras de mitigar las afecciones del virus. La popular ‘botica’ se fortaleció como lo confirma doña María Domínguez, quien aseguró que el eucalipto, el jengibre, la menta y cúrcuma se venden mucho.

Asegura que la manzanilla, romero, yanten, moringa, salvia y flor de Jamaica tienen una alta demanda entre la clientela porque sus bebidas son provechosas.

A pesar de las adversidades propias de la pandemia, la clientela samaria prefiere acudir a la principal despensa que es el Mercado Público porque allí consigue todos los alimentos en un solo lugar y sin andar caminando tanto. Lo más chévere es el plus adicional ya que pueden acordar una rebaja o pedir una ‘ñapita’.

También podría gustarte