Amaranto Perea culpa al samario  Gabriel Fuentes  

El presente de Junior de Barranquilla no ha sido el mejor bajo el mando de Luis Amaranto Perea. El cuadro barranquillero cayó a mitad de semana por los octavos de final ante Libertad de Paraguay, por lo que se esperaba que ante el América el equipo diera vuelta a la página y consiguiera los primeros tres puntos de la Liga.

No obstante, las cosas no salieron como se tenían pensado y el elenco ‘tiburón’ cayó ante su rival 3-1, por lo cual, su entrenador Perea indicó que “el partido fue parejo hasta la expulsión. Ellos, por la propuesta que hacen, atacan con muchos. Antes de la expulsión, tuvimos una clara con Sambueza, pero no la aprovechamos. Después sufrimos más. Ellos trabajaron mejor y nosotros, defendiendo muy atrás. Los goles eran evitables. El desequilibrio fue tras la expulsión”.

Y es que según Amaranto, la expulsión infantil de Gabriel Fuentes influyó bastante, pues “no es lo mismo tener un hombre menos. Además, en ese momento, todo estaba igualado. Con los 11, teníamos más posibilidades. Tuvimos que cambiar el esquema y volver a reequilibrar. Ahora, el gol de cabeza y el otro que nos marcan, son situaciones que no se entiende. Hay que corregir en la parte defensiva. De los errores, se aprende. Hemos marcado cuatro goles, en dos partidos, tras la salida de un hombre importante como Miguel Ángel Borja”.

Por otra parte, el entrenador dijo que “defensivamente, se debe ajustar. Los goles que encajamos fueron acciones individuales y no colectivas. Uno se preocupa mucho más. Se deben tomar mejores decisiones a la hora de defender. Le estamos dando ventajas a los rivales y eso no está bien. Se debe manejar el peligro. Todo viene de una mala toma de decisiones”.

Al cuadro barranquillero le tocará dejar a un lado este encuentro y centrar su pensamiento en el partido ante Libertad de Paraguay, donde deberá remontar el marcador de 4-3 si quiere seguir soñando con los cuartos de final de la Copa Sudamericana.  / COLPRENSA 

También podría gustarte