«Presencialidad sin garantías es inaceptable»: Magisterio

El Sindicato rechaza la posición del Ministerio de Educación Nacional que, según ellos, pretende desconocer el contexto territorial, las voces de los 21 alcaldes de los municipios no certificados, padres de familia, y demás actores. 

El magisterio del Magdalena se mantiene firme en su posición de seguir con las clases virtuales ya que el retorno presencial a las aulas sin garantías es inaceptable.

La Junta Directiva del Sindicato de Educadores del Magdalena (Edumag) expidió un comunicado a la opinión pública en apoyo a la decisión de la presencialidad por parte de la Gobernación del Magdalena y la Alcaldía Distrital de Santa Marta.

En el comunicado se indica textualmente que “es nuestro menester dar a conocer el acuerdo del capítulo XVI en su artículo sexagésimo séptimo ‘La Escuela Biosegura’, que expresa: la escuela biosegura, con las condiciones previas exigidas por la Unicef y la OIT, el anexo técnico de la Resolución 20201 del 2020 para salvaguardar la vida de la comunidad educativa teniendo en cuenta los conceptos y criterios establecidos por la comunidad científica para el retorno o no a las clases presenciales”.

De igual forma, los padres de familia expresaron su negativa al regreso a la presencialidad en un porcentaje del 98%, en el marco de la autonomía institucional, los consejos directivos en un 77%, quienes reafirman que no hay condiciones, y los bajos índices del esquema completo de los docentes y directivos docentes que oscilan en un 57.2%, personeros estudiantiles quienes en un 95% no están de acuerdo con la presencialidad para evitar un contagio masivo de sus familiares.

“Así mismo, los Alcaldes de 21 municipios no certificados del departamento, después de revisar la Resolución 777 del 2 de junio de los corrientes emitida por el Ministerio de Salud Pública, llegaron al consenso que no existen las mínimas condiciones para hablar de un regreso a la presencialidad, pero si de salvaguardar la vida de nuestras comunidades en los territorios, proceso liderado por el Gobernador del Departamento del Magdalena Carlos Caicedo Omar. Situación que se vive en el Distrito de Santa Marta ante la demora del biológico para la segunda dosis de la vacuna contra el Covid-19 para los docentes y directivos docentes, y la falta de garantías al interior de las Instituciones Educativas como la falta de personal administrativos (servicios generales), planta que se está congelada hace más de 15 años”.

De igual manera rechazamos la posición del Ministerio de Educación Nacional en cabeza de María Victoria Angulo en desconocer el contexto territorial, las voces de los 21 alcaldes de los municipios no certificados, padres de familia, estudiantes, integrantes de los consejos directivos, personeros, agremiaciones sindicales, secretaría secciona! de salud, y comunidad educativa en general al no aceptar la presencialidad sin garantías.

Finalmente, “las maestras y maestros ratificamos nuestro compromiso con los niños, niñas y jóvenes de volver a encontrarnos en la Escuela de la presencialidad, la cual no puede ser reemplazada. Hoy las Instituciones Educativas no están preparadas y no cumplen con las garantías para salvaguardar la vida y la salud”, puntualiza el comunicado de Edumag.

LA DECISIÓN 

Los rectores, padres de familia, consejos directivos y profesores, quienes en su gran mayoría manifestaron no estar de acuerdo con el regreso a la presencialidad a partir del 15 de julio debido a que no existen las condiciones sanitarias ni de infraestructura educativa en general para un retorno seguro y que solo el 57,2% de los maestros están vacunados, fue el soporte que tuvo el gobernador Carlos Caicedo para no estar de acuerdo con el retorno a clases presenciales.

La administración departamental dijo que igualmente, en reuniones virtuales con los estudiantes y personeros estudiantiles, estos expresaron su negativa de retornar a las aulas porque temen contagiar de COVID-19 a sus padres y familiares cercanos y por la no existencia de condiciones adecuadas para las actividades educativas, posición que comparten en su mayoría el Comité de Alternancia y las organizaciones sindicales de maestros, directivos y administrativos del Magdalena.

“En su mayoría la comunidad educativa y las autoridades municipales coinciden que el riesgo por el contagio con el COVID-19 no ha desaparecido y que las condiciones preexistentes no favorecen el reinicio de las labores docentes y de aprendizaje de manera presencial”, le había dicho Caicedo a la ministra Ángulo en la misiva.

Además, le insistió al Gobierno Nacional agilizar la implementación del Plan Nacional de Vacunación para proteger la salud de todos los magdalenenses y expresó que espera contar con el acompañamiento del Ministerio de Educación en el Magdalena para solucionar las necesidades existentes con la planta docente y administrativa, dado que hay un alto porcentaje de hacinamiento en las aulas lo que hace imposible el distanciamiento social.

“Confiamos en la comprensión de las justificadas razones que sustentan la decisión forzosa tomada en el Magdalena en la medida que la vida y la salud deben prevalecer. Han fallecido 42 docentes por Covid-19, algunos directivos y administrativos, lo cual es un alto costo humano que implica el sufrimiento de nuestra comunidad educativa, a lo que sólo desearíamos abrazar y respaldar con mejores garantía, condiciones y oportunidades”, concluyó el mandatario.

Sin embargo, la respuesta de la Ministra de Educación fue pedirle a la Procuraduría que investigue al Gobernador del Magdalena.

En efecto se conoció que el Ministerio de Educación presentó ante la Procuraduría General de la Nación, una solicitud de indagación preliminar contra el mandatario por no coadyuvar la prestación del servicio de educación de manera presencial en el departamento.

La ministra de Educación, María Victoria Angulo, argumenta su petición en el sentido de que al gobernador se le recordó que “la prestación del servicio educativo en los niveles de educación inicial, preescolar, básica y media está regulada para desarrollarse de manera presencial; es decir, en el país no existe normativa vigente que permita la prestación del servicio educativo de manera no presencial en forma generalizada en estos niveles de educación”. Agrega el Ministerio en su queja que la decisión de iniciar la modalidad de trabajo académico en casa, fue con la finalidad de evitar la interrupción de los procesos formativos de los niños. Pero, mientras que este proceso avanzaba, desde el Gobierno Nacional se comprometieron históricos recursos para el sector educativo del país, con miras a que una vez bajara la cantidad de contagios de covid-19 y el Plan Nacional de Vacunación avanzara, se retomara de forma progresiva las clases bajo el sistema de alternancia.

En la comunicación el Ministerio dice además que desde esa cartera entre agosto y diciembre de 2020, se desembolsaron $11.131 millones a la Gobernación del Magdalena, provenientes del Fondo de Mitigación de Emergencias para generar las condiciones que permitan el regreso de los niños, niñas y adolescentes. Y esos recursos ni se han incorporado ni menos ejecutado.

Finalmente, el Ministerio de Educación dijo que ha realizado reiterados llamados a la Gobernación del Magdalena, entre marzo y junio de este año, para que brinde esta información en relación a la ejecución de los recursos Fome “asignados para que con diligencia y de manera oportuna realice las inversiones requeridas para la adecuación de las sedes educativas y para la implementación del protocolo de bioseguridad en las instituciones educativos del departamento”. Sin embargo, no han tenido respuesta por parte de la entidad territorial.

También podría gustarte