Asaltada cabaña donde se hospedaba periodista corresponsal de Caracol

Los bandidos aprovecharon que nadie se encontraba en el lugar para ingresar y hurtar pasaportes, consolas, relojes computadores, teléfonos celulares, entre otros artículos de valor que suman los $30 millones. 

La inseguridad en Santa Marta sigue desbordada. Así lo evidencia el reciente hecho delincuencial que tuvo lugar en un exclusivo conjunto residencial ubicado en el barrio Cristo Rey de la capital del Magdalena. Los delincuentes se llevaron varios elementos de valor avaluados en más de $30 millones.

De acuerdo a la información entregada por los afectados que se encontraban hospedados en el conjunto Mirador de Las Gaviotas, tras llegar de visita a la ciudad el pasado 16 de julio del 2021, fueron víctimas de la delincuencia que azota por estos tiempos a la ciudad.

La denuncia la hizo Juan Camilo Merlano, corresponsal de Noticias Caracol en Washington, a través de su cuenta de Twitter. El comunicador cuestionó el papel de la empresa de seguridad contratada en el conjunto Mirador de las Gaviotas en la capital del Magdalena, luego que evidenciaron que los ladrones no tuvieron necesidad de forzar las chapas y pudieron ingresar fácilmente al lugar, logrando hurtar computadores, pasaportes, audífonos, consolas, relojes, entre otros.

A través de su cuenta de Twitter, el periodista contó lo ocurrido, «Delincuencia desbordada. Anoche, por culpa de la incompetencia de una empresa de seguridad fuimos víctimas de un hurto masivo en el conjunto Mirador de las Gaviotas en Santa Marta. Se llevaron computadores, pasaportes, consolas, ropa, relojes, audífonos. Más de 27 millones», trinó en su cuenta personal.

El corresponsal dijo además que «los bandidos ingresaron en la madrugada, cuando nadie se encontraba en la casa. No forzaron las chapas de las puertas y los vigilantes que prestan la “seguridad” en el conjunto solo se enteraron del atraco una vez nosotros regresamos a la casa».

El caso ya está en conocimiento de la Policía Nacional y la Fiscalía, luego que los afectados interpusieron la denuncia, y de acuerdo con el GPS de algunos aparatos hurtados, su ubicación era el sector comercial San Andresito, zona céntrica de esta capital. “Somos conscientes de que recuperar los bienes y nuestros documentos, es poco probable. Qué pereza, que al final, haya un puñado de bandidos haciendo fiesta y nosotros, esperando por un milagro”, concluye el relato de Merlano.

También podría gustarte