La llama olímpica, ilumina el cielo de Tokio

Los Juegos Olímpicos más esperados de la historia, tras ser aplazados hace un año por la pandemia, quedaron oficialmente “abiertos” por el emperador japonés Naruhito y el pebetero, encendido por la tenista Naomi Osaka, ya ilumina el cielo de Tokio, después de una ceremonia sin público en el Estadio Olímpico y con restricciones en el tradicional desfile de los deportistas.

La ceremonia tuvo lugar ante menos de 1.000 personalidades y dirigentes para minimizar los riesgos de la pandemia del covid-19, en un estadio con capacidad para 68.000 personas.

En un mundo que sigue viviendo pendiente del covid-19, la ceremonia tuvo un aire menos festivo al habitual, muy lejos del que se vivió en 2016 en Rio a ritmo de samba.

“Declaro abiertos los Juegos de Tokio”, pronunció solemnemente el emperador Naruhito, según la fórmula consagrada para la ocasión, en lo que ya se han bautizado como ‘los Juegos de la Pandemia’.

La tenista Naomi Osaka, número 2 mundial, fue la última relevista y la encargada de encender el pebetero.

“Sin ninguna duda, la culminación y el mayor honor deportivo que tendré en mi vida. No tengo palabras para describir mis sentimientos, pero me siento llena de reconocimiento y gratitud”, escribió en Twitter tras la ceremonia. / AFP

Notas Relacionadas