Condenan a representante de fundaciones por apropiarse de dinero de desplazados

Edson Emérito Sánchez Moreno representante legal de varias fundaciones sociales en Córdoba, fue condenado a 11 años y tres meses de prisión por participar en un entramado de corrupción en el que se desviaron y apropiaron recursos destinados para la atención de la población desplazada.

Además deberá pagar una multa de 20.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes y le fue impuesta una inhabilidad de 135 meses para ejercer derechos y funciones públicas.

Esto porque prestó su nombre para quedarse con dos contratos en la Secretaría de Salud de Córdoba, que tenían el propósito de garantizar servicios integrales a las víctimas de desplazamiento forzado y prevención de factores de riesgo para las personas en condición de discapacidad.

Los citados contratos, cuyo valor superaron los 2.800 millones de pesos, fueron celebrados entre 2012 y 2013, en medio de múltiples omisiones a las normas vigentes.

Adicionalmente se comprobó que Sánchez Moreno firmó facturas, hizo cobros y presentó soportes de consultas, reuniones o entregas de ayudas humanitarias inexistentes. Esto lo soportó a través de la falsificación de informes técnicos y de ejecución, y el reporte de una nómina de personal que nunca estuvo vinculada.

Por último la Fiscalía demostró que parte de estos dineros fueron entregados a terceras personas que participaron en las diferentes maniobras ilícitas detectadas.

Por estos hechos este hombre, quien aceptó cargos, fue condenado por los delitos de peculado por apropiación agravado, contrato sin cumplimiento de requisitos legales, interés indebido en la celebración de contratos, falsedad ideológica en documento público, falsedad ideológica en documento privado y concierto para delinquir agravado.

Bogotá (Colprensa)

Notas Relacionadas