El emprendimiento de un migrante que tiene su propio arte

Elaborar productos a mano y con elementos tradicionales, es un arte que cada día cautiva a miles de personas en el mundo, debido al valor agregado que tienen esos objetos hechos con amor y dedicación; Santa Marta, es una de esas ciudades donde las artesanías son un atractivo para los turistas. 

Por:
EMILY 
BUSTAMANTE NÚÑEZ 

Avanza la reactivación económica en Santa Marta y, dentro de los sectores que se han dinamizado con gran fuerza se encuentra la artesanía, debido a que las personas le están comenzando a dar el valor que tiene fabricar un objeto o producto con mucho esfuerzo por parte de los que realizan este oficio.

Desde Santa Marta se elaboran una gran variedad de accesorios y calzado que están llegando a todo el país, mostrando a nivel nacional el talento que existe en la ciudad.

Uno de esos casos exitosos es el de Engelberth Amador Amaya, con su emprendimiento Grupo Syned, quien hace con sus manos y se apoya en unas máquinas diversos productos que embellecen la vestimenta de hombre y mujeres.

Se trata de bolsos, collares, aretes, manillas, billeteras, cinturones, calzado, los cuales tienen diseños exclusivos que van de acuerdo con las preferencias de sus clientes.

“Soy arquitecto de nacionalidad venezolana, pero de padres samarios, yo me radiqué en Santa Marta hace cuatro años y estuve trabajando inicialmente en mi profesión porque al tener la doble nacionalidad me ha sido un poco más fácil, sin embargo, tuve la necesidad de ser independiente porque en esta ciudad la arquitectura no es que tenga mucho auge, entonces había momentos donde no me salía trabajo, por ello decidí montar un negocio”, manifestó Amador Amaya.

SUS INICIOS COMO EMPRENDEDOR 

Este artesano de corazón inició su negocio haciendo estampados en franelas y de casualidad en una reunión en la casa de una amiga, escuchó que estaban dando un curso de calzado en un colegio de la ciudad y lo invitaron a que participara, entonces decidió inscribirse en manualidades, pero no le gustó ese enfoque y comenzó a asistir al curso de calzado sin estar vinculado.

En ese sentido, la profesora de calzado vio el interés de Engelberth y lo ayudó en sus proceso, “empecé hacer sandalias y a la gente le gustó como le quedaron, las vendí y comencé en la búsqueda del tema de los materiales con lo que hice varias sandalias y participé en unas ferias locales, donde recibí opiniones positivas sobre el producto, tuve ventas, pero lo que me motivó fue que a la gente le gustó el calzado que fabriqué, luego de eso es que ya decido tomarlo enserio y legalizar el negocio”, expresó el artesano samario.

Cabe mencionar, que Amador Amaya recibió unos cursos de emprendimiento, de finanzas, de cómo armar una empresa por parte de la Cámara de Comercio de Santa Marta para el Magdalena.

RESPALDO DE LA CÁMARA DE COMERCIO 

 “En la Cámara de Comercio me dieron bastante orientación en el tema de formalización y sobre el proceso para construir una empresa y buscar las bases para desarrollar mi proyecto. Mi emprendimiento es una fábrica de calzado, donde yo diseño y produzco esos elementos a través de una idea personalizada, lo cual ha sido el foco de inspiración para desarrollar los complementos o accesorios que lleva el cliente para su día a día o un evento especial, lo que busco es que la persona se sienta cómoda y segura”, indicó Engelberth Amador Amaya.

Añadió que “Yo empecé participando en 18 ferias en Santa Marta en el año 2019, que se ubicaron en diferentes sectores y gremios, lo que generó mayor empatía de las personas hacía los productos. Mis ventas eran a través de las ferias, aún no estaba en la parte digital, sin embargo, la pandemia me trajo algo positivo y fue la posibilidad de llegar a muchas más personas a través de las redes sociales”.

Es importante mencionar, que el tema económico para este artesano en tiempo de pandemia no ha sido fácil, pero resalta más lo aprendido para fortalecer su negocio en el marco de la reactivación económica en la ciudad.

LOS PRODUCTOS 

Engelberth Amador Amaya, precisó: “Mi producto inicial es el calzado, entonces yo le ofrezco a la cliente de acuerdo con su disposición que le puedo ofrecer una serie de accesorios o complementos, eso va desde el bolso, carteras, cinturones, billeteras, bisutería y sombreros decorados”.

El material que utiliza para los bolsos es tela de lona de algodón, trabaja el trapillo y el calzado lo fabrica en cuero, sintético o tela, todo depende de lo que el cliente requiera.

Para este artesano samario su oficio es su proyecto de vida y así lo muestra ante toda Colombia, puesto que participa en diversas ferias nacionales donde las personas de otras ciudades quedan cultivadas con los diseños innovadores que les ofrece Engelberth.

Sin duda alguna, la pandemia entrega un balance muy negro y gris por las muertes, contagios y estragos en la economía, pero a personas como este artesano samario los ayudó a fortalecer sus habilidades y aplicarlas en sus emprendimiento que están en la dirección del éxito.

Notas Relacionadas