Ruyeri Blanco perdió tutela ante la Dimayor

El Juzgado Segundo Civil Municipal de Rionegro declaró improcedente la tutela presentada por el nuevo jugador de Atlético Nacional, Ruyeri Blanco. / CORTESÍA 

La pelea entre Nacional y la Dimayor y Federación por el pago que el club verde tiene que hacerle a Cortuluá para poder inscribir a sus nuevos jugadores este semestre tiene un nuevo capítulo y una nueva derrota para los antioqueños. El Juzgado Segundo Civil Municipal de Rionegro declaró improcedente la tutela presentada por Ruyeri Blanco alegando que la prohibición que tiene el club para inscribirlo afecta su derecho al trabajo. Esta sentencia significa que Nacional aún no puede inscribir sus refuerzos.

El fallo del juzgado señala que “no se advierte vetado su derecho de elegir profesión como jugador de fútbol profesional, un incumplimiento de  las prerrogativas particulares del contrato laboral que lo ata con su club, afectaciones a su mínimo vital, ruptura a la facultad de direccionar su vida, integridad intelectual, física o existencial, y no se ha visto a ninguna clase de humillación, tortura o trato indigno, que ameriten la intervención de un juez constitucional”.

El gran problema para Nacional está en que en sus conclusiones, el fallo del juzgado lo señala como responsable de esta situación ya que señala que la imposibilidad de inscribir a Blanco, así como a los otros refuerzos de esta temporada (Felipe Aguilar, Dorlan Pabón, Cristian Devenish y Yeison Guzmán) “se gesta por sanciones que  afectan a sus empleadores por acciones o hechos acaecidos con anterioridad”.

El fallo es enfático en señalar que Nacional “a pesar de conocer las consecuencias de contratar nuevos jugadores, optó por asumir tal riesgo, lo que ha generado que el accionante no pueda participar como jugador”.

Tras este fallo, el jugador (que es asesorado por Nacional, ya que el club no puede tomar directamente las vías de la justicia ordinaria o sería inmediatamente desafiliado de la Dimayor por estatutos de la FIFA), tiene la posibilidad de buscar una segunda instancia. Sin embargo, Nacional seguirá sin poder inscribir a sus refuerzos para esta temporada  hasta que no le pague al Tuluá los US$5 millones que los tribunales deportivos le obligan.

Notas Relacionadas