Presidente Iván Duque rindió tributo al Libertador Bolívar

En su discurso cargado de gran sentimiento de admiración hacía el padre de la Patria, Iván Duque rememoró los avatares del Libertador Simón Bolívar, sus viajes por las ciudades de Madrid, París y otras regiones de Europa.   

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

En una sencilla pero muy significativa y emotiva ceremonia celebrada en la Quinta de San Pedro Alejandrino en Santa Marta el Presidente Iván Duque rindió ayer sábado 31 de julio honores y tributos al Libertador Simón Bolívar con ocasión de su natalicio 238.

La sorpresiva visita del Jefe de Estado a Santa Marta se constituyó en una rápida agenda que incluyó un discurso de exaltación al Libertador de las cinco naciones y una remembranza a sus hazañas como también a sus gestas históricas.

El Presidente llegó acompañado de algunos miembros de su gabinete como el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa Escaf, el ministro de Justicia, Wilson Ruiz, el jefe de Planeación Nacional Luis Alberto Rodríguez entre otros.

“Hoy nos encontramos en este lugar tan importante para nuestra historia, en el lugar donde partió del mundo terrenal el padre fundador de la Patria, Simón Bolívar. Hace unos días, el pasado 24 de julio conmemorábamos su natalicio, recordábamos como ese 24 de julio de 1783 nacía un hombre para la gloria, para la entrega al prójimo, para la construcción del sueño y el anhelo de la libertad. En este natalicio, recordamos su valentía, su bravío. Recordamos también las vicisitudes que tuvo que enfrentar: la pérdida temprana de su padre a los 3 años, la pérdida de su madre a los 9 años, y la construcción de un destino forjado con esfuerzo, donde con el tutelaje de sus familiares y las enseñanzas en su tierna infancia de don Simón Rodríguez forjaron en él las inquietudes intelectuales que le dieron después los bríos suficientes para emprender el sueño más grande de América”, mencionó Duque.

En su discurso cargado de un gran sentimiento de admiración, Iván Duque rememoró los avatares del Libertador Simón Bolívar, sus viajes por las ciudades de Madrid, París y otras regiones de Europa.  “En marzo de 1807 a su paso por los Estados Unidos, allí quien sería el Libertador pudo experimentar el segundo gobierno de Tomás Jefferson, pudo nutrir sus ideales y también construir el anhelo republicano que se construye a partir de la tridivisión del poder y de la libertad de expresión, la libertad de culto, la libertad de asociación y el deseo renovado de cambiar los gobernantes progresivamente en el tiempo para que los ciudadanos renueven lo que debe ser el sentimiento democrático a plenitud”, sostuvo el Presidente.

Duque recordó que Bolívar regresó a Caracas en 1907 y allí creó la Sociedad de Ideas Libres, sociedad a partir de la cual convocó a otros miembros de la sociedad caraqueña para que dispusieran recursos que pudieran construir un ejército que luchara por la libertad. “Fue así que, viajó después a Londres y pudo invitar a Francisco De Miranda para llegar nuevamente a la América a emprender la causa libertadora. Miranda, lleno de influencias y después de haber participado en la revolución americana y en la revolución francesa, llegó con esos símbolos patrios, nos trajo la bandera y aquel nombre que denominó a Colombia tierra de Colón para honrar a quien descubriera esta tierra. A partir de ese momento empezaron conquistas, éxitos y también fracasos, así fue el fracaso de la primera República después de la pérdida de Puerto Cabello y fue el momento también en donde el Libertador huyendo del acecho del enemigo tuvo que radicarse en otros lugares de la América, fue allí mismo donde el Libertador tuvo la posibilidad de llegar después a Cartagena de Indias y recordamos hoy ese bello Manifiesto de Cartagena como carta de anhelo de la libertad, y recordamos después la Carta de Jamaica como la más importante proclama del siglo XIX”, expresó Duque.

Precisó que el Libertador dispuso su viaje hacia Haití donde tuvo la posibilidad de compartir también ideas, objetivos y principios. Rememoró el paso de Bolívar por el Caribe que lo renovó y lo trajo de nuevo a la Nueva Granada para emprender el camino de travesía por el Orinoco, de encontrarse con Santander y después con José Antonio Páez, de avanzar a enfrentar a las tropas de Boves, de unirse a todos aquellos que quisieran el sueño de libertad más allá del Orinoco, dándole a Venezuela su anhelo pero también con Páez convenciéndolo de dotar sus ejércitos de vibrantes centauros indomables para que cruzaran con él la cordillera Central y encontrarse después de cruzar el Páramo de Pisba con las tropas de Barreiro para que ese 7 de agosto de 1819, después de haber acariciado con la majestuosidad de su oratoria lo que fuera el Congreso de Angostura el 15 de febrero del mismo año llegó a Boyacá para darnos la libertad, para ver nacer la República, para llegar triunfante a Bogotá, para darnos la libertad de siempre y para emprender después la campaña del Sur al lado de Sucre y de Córdoba, para así construir una América grande y esplendorosa”, indicó.

El Presidente Duque fue categórico al manifestar que Bolívar llevó a la libertad a cinco naciones y dejó inscrito en la historia lo que sería una República naciente donde la libertad en virtud de la separación de poderes se convertía en el influjo que vio nacer la Constitución de Cúcuta y las que le sucedieron.

“También el Libertador, después de haber tenido la gloria, fue vilipendiado, fue ultrajado, fue atacado. Salió de la ciudad de Bogotá luego de un cruel atentado y recorrió el camino rumbo a Europa que lo trajo a esta Quinta, una Quinta que le fue ofrecida por don Joaquín de Mier para que aquí pudiera reposar mientras emprendía su viaje al Viejo Continente, ya venía con la salud deteriorada y acompañado de José María Palacios su repostero, aquí agravó la salud del Libertador, y a pocos metros de acá en su lecho de enfermo pronunció como una forma más de su generosidad que si su muerte contribuía para que cesaran los partidos y se consolidara la unión, él bajaría tranquilo al sepulcro. Fue así como se despidió del mundo terrenal, su ambición mayor que la de llevar en su corazón los triunfos alcanzados y fue así como en esta tierra salió de los mortales para crecer ante la historia”.

“… Bolívar, el Libertador Presidente, el ídolo de América, el inspirador de proclamas, el caballero insigne, el comandante de batallas, el ser humano, hoy es recordado una vez más como el padre fundador de nuestra República, le rendimos y le rendiremos siempre homenaje porque su gloria es la gloria nuestra, porque todos los días debemos agradecer lo que hizo por nosotros y por siempre ser guardianes y tutelantes de su verdadero pensamiento no el que fue desfigurado por el socialismo del siglo XXI, sino el verdadero pensamiento de un hombre de libertad, creyente en la economía de mercado, en la separación de poderes, en el debate sano de las ideas. Hoy querido Libertador, apreciado y admirado, te rendimos tributo, te recordamos y Colombia siempre se inclina a tu grandeza”, puntualizó Duque.

Notas Relacionadas