Sebastián Muñoz peleó hasta el final y terminó eliminado 

Sebastián Muñoz acarició la primera medalla olímpica para el golf de Colombia y América Latina, pero se marcha de los Juegos de Tokio-2020 “con la cabeza en alto”.

“Estoy muy feliz por lo hecho en Tokio, siento que lo di todo”, recalca el jugador bogotano. “Estuve muy cerca, me voy con la cabeza en alto porque esto no es fácil”.

“Son 60 de los mejores golfistas del mundo y solo hay tres medallas”, recuerda el mejor golfista colombiano del momento.

Número 82 del ranking mundial, Muñoz protagonizó cuatro sólidas rondas en el Kasumigaseki Country Club, el gigantesco campo cercano a Saitama donde se desarrolla el golf olímpico.

Muñoz cerró con una tarjeta de 67 golpes que le valió un puesto en el grupo de siete jugadores que compitieron por la medalla de bronce en un insólito desempate a muerte súbita.

Con el oro y la plata ya en poder del estadounidense Xander Schauffele y el eslovaco Rory Sabbatini, respectivamente, Muñoz y figuras del circuito PGA como Collin Morikawa y Rory McIlroy batallaron por el bronce durante un extenuante playoff de casi hora y media.

“Normalmente nadie pelea por el tercer puesto, todo el mundo pelea por el primero”, dijo Muñoz sobre las particularidades de participar en unos Juegos.

“Siempre el honor del país y el honor personal están presentes. Me encantó representar a mi país, fue una experiencia muy bonita”, agradeció el jugador, de 28 años. /COLPRENSA 

 

Notas Relacionadas