El Castillo de las Artes abrió sus puertas

Un lugar que por años fue uno de los prostíbulos más reconocidos del barrio Santa Fe, en el centro de Bogotá, ahora se ha transformado en un epicentro para las artes, la cultura y el conocimiento.

Se trata del El Castillo de las Artes, que tiene como sede este antiguo edificio que en 2017 fue allanado, pues algunos de sus propietarios eran señalados de lavado de activos para la mafia, pero ahora, es el pilar para la recuperación de una de las zonas de tolerancia más grandes del país.

El último viernes de cada mes, El Castillo de las Artes, el primer centro de arte, cultura y memoria 24/7 de Bogotá, realiza una toma cultural en la que diversas agrupaciones y colectivos artísticos y culturales hacen presentaciones para el público.

“La toma cultural El Castillo de las Artes es una estrategia de circulación local de artistas y procesos alternativos de memoria, resistencia y resiliencia desde las artes y la cultura”, señaló Daniel Bejarano, líder de la Línea Arte y Memoria sin Fronteras del Instituto Distrital de las Artes – Idartes, entidad encargada de la programación artística y cultural de El Castillo de las Artes.

La primera toma cultural de El Castillo de las Artes se realizó este viernes 30 de julio durante cerca de cuatro horas.

En escena, Saberes culturales y artísticos, un grupo de personas adultas mayores que desarrollan diferentes expresiones artísticas como danza, teatro, circo, música y artes plásticas, que llevan un proceso comunitario en el barrio Santa Fe desde hace más de 15 años.

También Dastan MC, artista de la localidad de Los Mártires, quien mediante sus líricas expresa el sentir de los jóvenes que habitan en diferentes territorios utilizando el hip hop de manera irreverente.

Y Cuervo Rojo, una propuesta musical de rock conciencia, que recoge toda la experiencia y los sonidos del rock hecho en Bogotá y del ruido de las calles en movilización constante para lograr una rapsoda de sonidos en su intención de aportar en  la justicia para los excluidos.

En esta primera toma también partició Sonido Mestizo, proyecto de orden comunal, social, identitario y cultural, a través de la sonoridad y el movimiento, tras el rescate y la salvaguarda de las manifestaciones tradicionales musicales y danzarias en Colombia y Latinoamérica.

Toloposungo, un movimiento que nace como alianza entre la Red Comunitaria Trans y el colectivo House of Tupamaras en el que el arma es el vogue, una danza queer que nace en Nueva York en el mismo contexto en el que viven las personas trabajadoras sexuales trans en el barrio Santa Fe.

Además, se inauguró Expolocxs Call@erxs: Fieras de la Noche, una instalación fotográfica, desarrollada por la Fundación Lxs Locxs, del proceso de creación y expresión corporal desarrollado con mujeres trans, trabajadoras sexuales con más de 50 años, para explorar la fiera interior que habita en ellas, que caza de noche y no tiene miedo.

BOGOTÁ, (Colprensa).

Notas Relacionadas