‘Seguiré luchando para darles una casa a mis viejos’: Mercedes Pérez

Si hay algo que le preocupa a Mercedes Pérez, pesista samaria y cuarta en los Juegos Olímpicos de Tokio, es no haber podido regalarles una casa a sus padres. Si hubiera ganado medalla seguro que su sueño lo hubiera realizado este mismo año.

“Desde pequeña siempre he soñado con ayudarlos, con esfuerzo, dedicación y mucha responsabilidad. Mi madre (Cecilia Tigrero) ha sido una mujer luchadora, siempre trabajó en casas de familia día y noche para poder darle a sus hijos lo mejor en medio de las circunstancias. Mi papá (Edil Pérez) ha sido vendedor ambulante y pescador, le ha tocado duro”, contó a El Universal Mercedes con un dejo de tristeza por no haber logrado la meta trazada,

Y es que la medalla se le escapó por muy poco. “Hubiera sido muy lindo ganar esa medalla para retribuir todo lo que hicieron y siguen haciendo por mí. Era alcanzar la gloria y ayudarles a ellos para que tuvieran un espacio propio donde vivir. Somos seis hermanos y nos hemos levantado con dificultad y mucho amor”, agrega Mercedes, toda una luchadora de la vida que ha hecho una gran carrera en el deporte de las pesas.

El amor de hija es gigante, cuidar a sus viejos y brindarles lo mejor siempre ha sido su prioridad. “Ya ninguno de mis dos papás trabaja, mi mamá ya tiene 62 años, está conmigo en Palmira (Valle) hace ocho meses, quiero cuidarla muchísimo. Mi papá tiene 75, está con mi hermana en Santa Marta. Mi gran sueño es darle estabilidad mental y económica a quienes me dieron la vida”, recalca.

La historia de Mercedes con las pesas aún no termina. “Quiero seguir luchando para poder darle esa casita a mi mamá, para que esté tranquila y pueda tener un techo junto a mi papá para poder descansar. He trabajado durante muchos años para conseguirle esa casa a mis padres y sé que con la bendición de Dios se hará realidad”, sostiene. / COLPRENSA

Notas Relacionadas