No aguantó las heridas a bala y murió

El hecho en que resultó herida la víctima se registró el pasado 23 de julio, cuando este se encontraba conversando con un grupo de amigos en vía pública del barrio Santa Inés y el parrillero de una moto, desenfundó una pistola y lo atacó a tiros. 

Arlis José Cantillo Rincón, el venezolano de 21 años de edad, permaneció por varios días internado en una Unidad de Cuidados Intensivos de un centro asistencial de la ciudad, tras ser ingresado con varios impactos de bala en la cabeza  que le propinó un sicario, al cual no resistió; murió en las primeras horas de ayer al sufrir un paro cardiorrespiratorio.

Se conoció que tras el atentado criminal, el afectado fue trasladado al Hospital San Cristóbal de Ciénaga y tras estabilizar lo remitieron a la sala de urgencias del Hospital Julio Méndez Barreneche, donde la madrugada de ayer, los galenos en turno oficializaron su muerte, tras un paro fulminante que le sobrevino por la complejidad de las heridas en diferentes partes del cuerpo.  Aunque el joven había sido estabilizado, su estado de salud se complicó con el pasar de los días hasta perder la batalla contra la muerte.

El hecho criminal en el que resultó herido de muerte este joven, se presentó cuando este se encontraba hablando con varios amigos en vía pública del barrio Santa Inés, y de manera imprevista, fue interceptado por dos sujetos en moto, cuyo parrillero al divisarlo, desenfundó una pistola calibre nueve milímetros y lo atacó a tiros.

Tras lo ocurrido, sus familiares y testigos del hecho, lo condujeron de manera rápida a la clínica General de Ciénaga, donde lo estabilizaron y debido a la gravedad de las heridas fue trasladado a las instalaciones del Hospital San Cristóbal, y según el parte médico, presentó cuatro heridas de bala; una en tórax anterior, otro en región abdominal, uno en región inguinal izquierda y región escrotal izquierdo.

Allí los galenos estabilizaron sus signos vitales y posteriormente ordenaron su remisión hasta el hospital de esta capital, donde dejó de existir.

Personal de la Policía Judicial fue el encargado de adelantar la inspección técnica del cadáver y posteriormente su traslado hasta la morgue de Medicina Legal y Ciencias Forenses de esta capital, donde le practicaron la necropsia de rigor la mañana de ayer, y en las próximas horas será entregado a sus familiares que le darán cristiana sepultura en el municipio de Ciénaga.

Notas Relacionadas