Las 16 curules de paz, un debate político y jurídico que va para largo tiempo

El acto legislativo ya quedó firmado ayer por parte de los presidentes del Congreso, y en un acto simbólico en la Plaza de Bolívar, el texto ya fue enviado a la Casa de Nariño. Se espera que el presidente Iván Duque máximo en una semana esté publicando en el Diario Oficial la reforma constitucional, lo cual permitirá que la Corte comience su estudio. 

La última discusión del acuerdo de paz con las Farc y el gobierno de Juan Manuel Santos que había quedado abierta en 2017, la creación de las curules o circunscripciones de paz, se volvió a reabrir con el cumplimiento del Congreso de la República a dos fallos que obligaron a revivir y terminar el trámite del acto legislativo, con el cual se aprobaron las mismas.

El anuncio del presidente del Senado, Juan Diego Gómez, de firmar, junto a la presidente de la Cámara Jennifer Arias, el acto legislativo respectivo y así enviarlo a la Presidencia de la República para que el jefe del Estado, Iván Duque, proceda a la promulgación de la misma, volvió a activar un fuerte debate político que se dio hace cuatro años entre los defensores del acuerdo de paz y los críticos del mismo en cabeza del uribismo.

Aunque ya la enmienda constitucional está aprobada y no se puede modificar nada, la discusión se reabrió en el sentido de que las 16 curules, que serán en la Cámara de Representantes para los cuatrienios 2022-2026 y 2026-2030, no podrán ser ocupadas por exintegrantes de las Farc o persona que haya tenido relación con la hoy organización política que estuvo en armas hasta 2016.

Una de esas voces de advertencia la dio precisamente el presidente Iván Duque, quien reiteró su postura de que las curules deben ser para las víctimas más no para los victimarios, en particular las Farc.

Precisó el mandatario que es necesario que “en la reglamentación tomemos todas las medidas que garanticen que las víctimas serán las que estarán allí y que no se vayan a abrir rendijas para que personas que no tienen esa condición, o peor aún, han tenido simpatías históricas con victimarios, pues sean las que ocupen esos escaños”.

Duque reiteró que “lo más importante –creo yo–, es que como país realmente garanticemos que esas curules sean para las víctimas, para las personas que tantos años fueron laceradas por el terrorismo”.

El jefe del Centro Democrático, el expresidente Álvaro Uribe, volvió a terciar en la polémica, al señalar en su cuenta de Twitter que: “16 curules. Origen: imposición Acuerdo La Habana; Fin: aumentar participación de Farc y aliados; ¿Nulidad, objeción por inconveniencia, costos? Referendo para disminuir Congreso y responder a verdaderas víctimas”.

Ante lo dicho por Duque y Uribe, el jefe de Comunes (Farc), Rodrigo Londoño, sostuvo que “las curules de paz garantizarán la voz de las víctimas en el Congreso de la República. Así se fortalece la democracia y sobretodo, se repara a quienes sufrieron la cruenta confrontación. Bienvenidas las víctimas al Congreso y que jamás se repita la historia del horror”.

Más crítico frente al tema fue el senador opositor, Roy Barreras, quien en respuesta al jefe del Estado tras su advertencia, señaló que “no se preocupe Presidente Duque, que ‘las personas que han tenido simpatías históricas con los victimarios’, es decir los parapolíticos y los que salen en las fotos con narcos y mercenarios no podrán acceder a esas curules porque ya han sido candidatos con partidos de derecha”.

EL DEBATE JURÍDICO 

Junto al debate político está la última discusión jurídica que se deberá dar sobre la legalidad del acto legislativo, lo cual le corresponde a la Corte Constitucional, en el llamado estudio preferente que se le dio a las reformas preferentes que tuvieron los actos legislativos y las leyes con las que le dio vida al acuerdo de paz entre gobierno y Farc.

El acto legislativo ya quedó firmado ayer por parte de los presidentes del Congreso, y en un acto simbólico en la Plaza de Bolívar, el texto ya fue enviado a la Casa de Nariño. Se espera que el presidente Iván Duque máximo en una semana esté publicando en el Diario Oficial la reforma constitucional, lo cual permitirá que la Corte comience su estudio.

Ese análisis preferente a las curules de paz tomará en el máximo tribunal al menos unos dos meses, es decir que en promedio podría estar conociendo su pronunciamiento en octubre. Luego de que la Corte emita esa declaración pasará a las autoridades electorales y al gobierno para que se disponga de la elección.

De cumplirse ese cronograma la inscripción de las listas para las curules de paz podría estar empezando paralelo al de listas al Congreso, es decir en arranque de diciembre, lo cual significaría que ya se podrían realizar su escogencia a la par con los comicios de Senado y la Cámara en marzo de 2022.

Sin embargo el presidente del Senado, Juan Diego Gómez, es de la idea de que la elección de las curules de paz se pudiera dar en una fecha diferente a las elecciones de Congreso esto con el fin de no haya interferencia o manipulación alguna para con los candidatos de las víctimas.

SU UBICACIÓN 

Las 16 circunscripciones recogerán un total de 170 municipios, que en buena medida corresponden a las denominadas zonas PDET, las más pobres y afectadas por el ciclo de violencia en esas zonas, como por ejemplo Cauca, Nariño, Caquetá, Antioquia, Cesar, Arauca, Cesar, La Guajira, Meta, Norte de Santander, Putumayo, Caquetá, Bolívar y Valle.

Notas Relacionadas