Más de 200 casos reportados por delitos sexuales

Las mujeres, los niños y las niñas son las poblaciones más vulnerables a la trata de personas, un delito que viola los derechos humanos y se comete cuando una persona capta a otra (sin importar su género, edad, origen, nivel económico o educativo) para ser explotada, generalmente, en un lugar distinto al de su residencia.

Cartagena, al ser una ciudad altamente turística, cada vez vive más de cerca este flagelo.

Las cifras lo confirman, según la Fundación Renacer, a corte de julio de este año se han reportado 202 casos de delitos sexuales relacionados con la trata de personas y el 89% de las víctimas son mujeres.

De esos 202 casos, 165 corresponden a denuncias de menores de 17 años, mientras que los otros 37 son de personas entre los 18 y los 59 años.

“En Cartagena existen una cantidad de delitos ligados a la trata de personas que son reales aberraciones, lo que se conoce como turismo sexual tiene que acabarse en Cartagena. Estamos trabajando para poder brindarles alternativas dignas de trabajo a los trabajadores sexuales, tenemos que dignificarles sus vidas, brindándoles nuestro apoyo hasta donde podamos”, dijo el alcalde de Cartagena, William Dau Chamat, el pasado viernes en la conmemoración del Día Mundial contra la Trata de Personas.

El trabajo forzado, la explotación sexual, el matrimonio servil y la mendicidad ajena son las principales finalidades de la trata de personas. La víctima es engañada con falsas promesas de una vida mejor y luego de dar su confianza es obligada a ejercer alguna actividad y someterla a alguna explotación.

Víctimas en primaria y preescolar
El 32,18% de las víctimas de estos delitos en la ciudad están en el grado de escolaridad de primaria, y el 25,25% en preescolar.

Solo en el 2020, el Observatorio de Violencia Contra la Mujer y el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses reportaron 264 casos de exámenes medicolegales en mujeres entre los 10 y 14 años, por presunto delito sexual en Bolívar.

Hasta noviembre del año pasado, según cifras de Medicina Legal, fueron denunciados 323 casos en Cartagena. Las víctimas fueron 285 mujeres (235 menores de edad) y 38 hombres (36 menores de edad).

El mandatario local advirtió que hay una instrucción clara: que se judicialice y caiga todo el peso de la ley para quienes cometan estos actos, pero más allá de esto, ¿qué se hace para contrarrestar y acabar con este flagelo cuando en el 79,2% de los casos el agresor fue un familiar o un conocido?

Para la psicóloga Claudia Ayola, del Movimiento Amplio de Mujeres y presidenta de la junta directiva de Caribe Afirmativo, los riesgos asociados a la trata de personas han sido desestimados por las autoridades locales.

“Lo primero es que la institucionalidad reconozca la existencia del delito de trata en la ciudad y sea capaz de reunir toda la información existente -que la hay- que permita aproximarnos al problema. No podemos seguir negando lo que pasa en la ciudad para no afectar el turismo. Son importantes las conmemoraciones pero es preocupante que estructuralmente sobre el tema haya negación y desconocimiento”, resaltó.

La psicóloga mencionó el informe de la Emisión de la Alerta Temprana de Inminencia publicado por la Defensoría del Pueblo en Cartagena. “Nos llama la atención que su estudio, su seguimiento no se dé, ni se conozca. Hemos insistido en que en el comité de trata se aborde el tema de Alexandrith”, destacó.

Adicional dijo que la trata no es un delito relacionado exclusivamente a la explotación sexual, también hay trata por explotación laboral y es un “problema antiquísimo en Cartagena que no se ha abordado. Por ejemplo, las niñas y mujeres que son traídas de zonas rurales, forzadas a trabajar a cambio de un plato de comida y un techo. Son condiciones de esclavitud que se han naturalizado y se exacerban con la precarización de la vida en el campo”.

Acciones trazadas

El viernes pasado hubo un consejo de seguridad ampliado, presidido por el alcalde, la Policía Nacional, Migración Colombia, Armada, Fiscalía y Procuraduría, y además contó con la participación del Ministerio del Interior, la Fundación Feminicidios Colombia y las concejalas del Distrito, en donde se trazaron acciones inmediatas de cero tolerancia con la trata en Cartagena.

Con base en esto se espera que pronto se tomen acciones contundentes para disminuir y acabar con estos delitos en la ciudad. Sobre todo porque la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) recuerda que “los esfuerzos para abordar la trata de personas exigen un enfoque de múltiples organismos, que implica una estrecha coordinación entre los organismos gubernamentales pertinentes y las organizaciones internacionales y nacionales en un amplio espectro de actividades que abarcan la justicia penal, el compromiso judicial, los derechos humanos y el desarrollo”.

Adicional, el Distrito lanzó la campaña ‘Cual Leona Fiera’, una estrategia que, paralelo a La Muralla Soy Yo, institucionalizada en la ciudad desde 2009, permitirá ampliar el rango de acción y abarcar el delito de la trata de personas desde cualquier sector de la sociedad y en todas su formas, y no solo desde el sector turístico.

Esto, teniendo en cuenta que la mayoría de los casos reportados para este año están en barrios como El Pozón y Nelson Mandela, con 14 y 10 respectivamente.

“Con el fin de abarcar todas las violencias y delitos que están relacionados con la trata de personas, lanzamos la campaña ‘Cual Leona Fiera’, que quiere trabajar no solo la explotación sexual desde campañas como la ‘Muralla Soy yo’, sino también abordar todas las formas de trata de personas, explotación laboral, sexual, servidumbre, mendicidad ajena y diferentes delitos que nos tienen sometidos a una especie de esclavitud moderna”, mencionó Paola Pianeta Arango, jefa de la Oficina Asesora de Prensa y Comunicaciones de la Alcaldía.

/Colprensa

Notas Relacionadas