Benedetti se presenta en la Corte Suprema con su trazabilidad bancaria

Ayer inició en la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia la ampliación de la indagatoria del senador Armando Benedetti, por presunto enriquecimiento ilícito. 

Minutos antes de ingresar a esta diligencia, el funcionario escribió a través de su cuenta de Twitter que asiste a ella “con toda la trazabilidad bancaria, los préstamos y los cheques de gerencia que soportan mis ingresos y la compra de bienes. Todo está justificado y fue declarado en su momento”.

Esta indagatoria tiene que ver con una investigación que reposa en el alto tribunal, en el que dice que el senador habría aumentado su patrimonio de forma inexplicable en al menos 3.000 millones de pesos entre 2002 y 2018.

Para el alto tribunal, el incremento en su patrimonio no parece estar justificado por los dineros percibidos de su labor en el Congreso.

Según expone el auto, durante 2008 habrían ingresado a su patrimonio alrededor de 611.000 millones de pesos más de lo que reportó en sus ingresos como congresista. Para 2009, la cifra ascendió a 169 millones, mientras que para 2014, 2015 y 2016, no tendría como justificar más de 800 millones.

De ahí que el alto tribunal haya requerido información al Senado de la República y la Cámara de Representantes sobre el dinero que recibió por cuenta de su labor en el legislativo desde 2002, con el fin de revisar la caja y su declaración de renta durante los años en los que, a juicio de la Sala, registraron irregularidades.

En el marco del proceso, la magistrada Cristina Lombana, quien conoce el caso, solicitó informes de la DIAN en los que da cuenta de sus finanzas, además de revisar un proceso judicial que se surte en contra de Ruby Corredor, una exfuncionaria del Ministerio de Justicia, que fue capturada en octubre de 2019 por enriquecimiento ilícito y lavado de activos.

La magistrada requirió información sobre este caso debido a que Corredor está inmersa en la adquisición de un apartamento de 1600 millones de pesos que adquirió a través de una subasta a la extinta Dirección Nacional de Estupefacientes, sin embargo, meses después el inmueble quedó en manos del senador.

Lo que llama la atención de Lombana sobre este, es que Corredor fungió como miembro de la UTL del senador, y ella le habría cedido el inmueble por un valor similar al que lo adquirió, por lo que dijo la Fiscalía, la mujer habría tenido pérdidas en la compra y venta del inmueble, sin contar que no tenía los recursos suficientes para obtener un predio de ese costo.

Otra prueba que reposa en el despacho de Lombana son unos cuantiosos giros que ha hecho Elsy Pinzón, a la esposa del senador en el exterior, en su defensa el congresista ha mencionado que el dinero girado es para la manutención de su hijo.

Y si bien dicha situación no se convierte en un ilícito, lo que llama la atención del alto tribunal es que los ingresos de Benedetti no concuerdan con sus entradas financieras por su labor en el legislativo.

BOGOTÁ (Colprensa).

Notas Relacionadas