El Nuevo Liberalismo, el actor político que moverá las elecciones

Al agitado panorama de la política colombiana que arranco desde enero pasado le llegó un nuevo protagonista, se trata del Nuevo Liberalismo, al cual la Corte Constitucional ordenó al Consejo Nacional Electoral devolver su personería jurídica para que pueda participar en las justas del 2022. 

Hasta hace cuatro años la posibilidad de volver activas las banderas del otrora partido del inmolado Luis Carlos Galán no se veía posible, pero fue en virtud del acuerdo de paz –con el que se abrió paso a revivir a la Unión Patriótica- que la familia Galán empezó una lucha jurídica para que se le retornara la personería jurídica.

Con el retorno político del Nuevo Liberalismo el escenario nacional se impacta. Este partido, que ha sido liderado por los hermanos Juan Manuel y Carlos Fernando Galán, parten de la base de tener un amplio reconocimiento popular que en el caso de ellos dos así lo han mostrado. Carlos Fernando en 2019 cuando se presentó como candidato a la Alcaldía de Bogotá alcanzó poco más de un millón de votos, que los ganó con un trabajo como independiente pero también por el reconocimiento del apellido Galán.

Aunque en los 80 el Nuevo Liberalismo fue la competencia de lleno que tuvo el Partido Liberal, en esta versión del 2021 no sólo arañará votos a ese partido, sino que también al centro y sectores independientes que en las elecciones cada cuatro años buscaban fuerzas de renovación.

Al lado de los Galán llega al Nuevo Liberalismo otro dirigente que fue víctima de la violencia del narcotráfico, el hoy senador Rodrigo Lara, hijo del inmolado ministro de Justicia, Rodrigo Lara, quien fue el primer funcionario que enfrentó a Pablo Escobar Gaviria.

Es decir el regreso del Nuevo Liberalismo también tocará electoralmente a Cambio Radical, del cual estuvo hasta hace cuatro años el hoy concejal de Bogotá, Carlos Fernando Galán, quien fue uno de sus principales electores. En el caso del senador Rodrigo Lara, quien si bien renunció a esa colectividad el año pasado, estaría en la incertidumbre jurídica de si podrá presentar su nombre para estar en las listas del reactivado partido.

Lara así lo confirma, “sí, yo si quisiera llegar, por supuesto, al Nuevo Liberalismo porque lo considero como un espacio de convergencia de todos los que compartimos ideas liberales y queremos construir sobre la base de esa filosofía para un mejor país”.

PASO A SEGUIR 

Lo primero que harán, según dijo Juan Manuel Galán, es convocar a diferentes sectores del partidos, teniendo claro que el Nuevo Liberalismo no sólo fueron los Galán, para lo cual se procederá con una convención nacional o congreso, en donde se fijen las metas electorales del próximo año.

Es claro que presentarán listas para el Congreso de la República, una lista nacional para el Senado y listas regionales a la Cámara apostando en especial a regiones en donde el galanismo era fuerte en el pasado como Bogotá, Antioquia y Santander. Aunque no hablan de números aún, la apuesta es llegar al Senado en julio de 2022 con al menos tres curules, lo que significa que deberán alcanzar más de quinientos mil votos.

Para las curules en la Cámara, el galanismo podría aspirar al menos a cuatro, teniendo en Bogotá el escenario en donde podrían ganar dos porque es la ciudad en donde más se conoció al Nuevo Liberalismo.

LA ASPIRACIÓN PRESIDENCIAL 

Así como se tendrá aspiraciones para el Congreso, en el Nuevo Liberalismo a falta de una candidatura presidencia hay dos. La primera es la que lidera desde el 2018 Juan Manuel Galán, quien en ese momento al dejar de lado al liberalismo aseguró que ahora trabajaría para ser presidente de la República.

Galán ha venido liderando ese proyecto desde la Coalición de Centro, donde junto a Sergio Fajardo, Juan Fernando Cristo, Humberto de la Calle y Jorge Enrique Robledo, en donde aspiran a llegar a la consulta interpartidista de marzo.

Tras conocida la decisión de la Corte Constitucional de revivir al Nuevo Liberalismo, la Coalición de la Esperanza emitió un comunicado en donde destacaron que “esta decisión, además, reconoce la importancia de la representación política en la democracia. Felicitamos a Juan Manuel Galán, integrante de la Coalición de la Esperanza, por haber librado la batalla que dio lugar a esta buena noticia”.

La otra carta presidencial es el Rodrigo Lara, quien sostiene que “yo no descarto una precandidatura, esto debe ser un espacio de convergencia entre quienes creemos en las ideas liberales y un partido bien construido forja correctamente un país”.

Los meses que vienen que serán definitivos para que el Nuevo Liberalismo se arme bien para ser un actor político de peso en las elecciones del 2022.

Notas Relacionadas