¿’Tambalea’ la inmunidad de rebaño?

Si la variante DELTA puede multiplicar el número de infecciones, esto puede afectar también a personas ya vacunadas que no tengan los esquemas completos o que incluso teniéndolos, terminen por desarrollar una enfermedad leve, que no impide que el virus se siga transmitiendo. 

La expansión de la variante delta del Sars CoV-2, con su capacidad de contagio más elevado con respecto al coronavirus ha puesto a dudar a los expertos sobre las previsiones que inicialmente se habían hecho sobre la cobertura de vacunación necesaria para alcanzar la llamada inmunidad ´de rebaño´

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció que no solamente la variante Delta pondría en peligro tal propósito de inmunidad, sino también por acción de sus homologas alfa, beta y gama (variantes de preocupación) que han demostrado tener mayor capacidad de transmisión y reducir potencialmente la efectividad de las medidas recomendadas para contener la pandemia.

Aunque la OMS no especifica cuál debería ser el porcentaje mínimo de inmunización para disminuir la transmisión viral, algunas voces la sitúan alrededor del 90 por ciento

Los expertos señalan que hay que aclarar que la inmunidad de rebaño no es un componente teórico, sino que está basado en la evidencia mostrada en el control de enfermedades transmisibles conocidas como el sarampión, la difteria y que esto permitió eliminar la misma viruela que hoy la humanidad considera erradicada.

“Esta protección colectiva se logra cuando un suficiente número de personas inmunes a un virus garantizan que este no pueda propagarse en razón a que si un apersona se infecta y la mayoría no son susceptibles de recibirlo, tenderá a desaparecer como agente de preocupación y al mismo tiempo se impide que se vuelva más agresivo”, dice un experto salubrista.

El doctor Carlos Pulido, experto en salud pública, insiste en que el porcentaje de la población necesario para alcanzar esta inmunidad de rebaño no es constante y que depende de muchos factores entre los que están la capacidad de contagio del virus y la susceptibilidad que tienen las personas a contagiarse y en el caso del nuevo coronavirus, dice Pulido, es claro que con la aparición de las nuevas variantes esta capacidad se ha modificado, al punto que con la delta se ha cuantificado que esto se multiplica incluso hasta diez veces con respecto a la forma original del virus.

Lo dicho por el experto se verifica con un informe del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) dado a conocer la semana pasada por el Washington Post, en el que advertía que una persona afectada con la variante delta puede infectar a otras nueve, tanto que comparó su nivel de contagio con el de enfermedades tan agresivas como el sarampión y la varicela.

Y en ese sentido, si en un comienzo se daba por hecho – de acuerdo con los expertos- que la inmunidad colectiva requerida para limitar la transmisión del nuevo coronarivus original que apareció en Wuhan (China), era del 70 por ciento, Cifuentes recalca que hoy dentro de la lógica este número tiene que ser superior.

FIJAS METAS 

De otro lado, el doctor Pulido llama la atención en que fijar la meta de inmunización sobre un porcentaje que garantiza inmunidad colectiva puede generar falsa seguridad dado que la dinámica que ha mostrado la pandemia con su alto nivel de incertidumbre exige concepciones más realistas.

“El Sars CoV-2 ha demostrado ser muy distinto a otros virus causantes de enfermedades conocidas sobre los que se fundamentó el concepto de inmunidad de rebaño y sobre las cuales tiene validez, pero aquí se requiere empezar a pensar diferente”, remata el especialista en salud pública.

Notas Relacionadas