“Sucio, impúdico”, le dice el actor Bruno Díaz al senador Bolívar

El actor asegura que el senador estafó a su hijo, ocasionándole graves problemas personales y financieros. 

El actor de cine y televisión Bruno Díaz denunció al senador petrista Gustavo Bolívar. En un video, Díaz relata cómo, supuestamente, el congresista no le habría pagado a su hijo Diego Andrés Díaz Valdiri, hoy fallecido, el valor de un contrato de más de 220 millones de pesos.

Durante 24 minutos, Díaz dice que Bolívar contrató a la empresa de Diego Andrés, Guianza y Alianza por la Tierra, el Aire y el Agua (GAIAG), para construir dos estructuras de energía solar fotovoltaica en su hotel Paraíso Studios, en Ricaurte, Cundinamarca.

Según cuenta Díaz, Bolívar le pagó una cuota inicial del 10 % del valor total del contrato a su hijo, quien solicitó un crédito de alrededor de 200 millones de pesos al banco para poder completar el pedido del cliente. El dinero lo usó para la compra de los paneles solares, el pago de ingenieros y otros trabajadores, transportes y alimentación.

“El falsario”, como Díaz llama a Bolívar, quien fuera su amigo y compañero en la política, pudo disfrutar de los beneficios de la obra, viendo una disminución en los cobros de energía.

El ahorro de Bolívar se logró gracias a los paneles y sería abonado mes a mes al pago de la deuda, hasta cumplir el monto total de la obra, por el sistema de pago por ahorros.

Sin embargo, los pagos no se hicieron y ahí comenzaron los problemas para Diego Andrés Díaz, quien atravesó graves perjuicios económicos por la deuda que tenía con el banco y que el senador debía subsanar.

A pesar de los intentos y esfuerzos del hijo de Bruno Díaz por lograr los pagos que desde 2018 debía recibir de Gustavo Bolívar, no tuvo éxito y solo obtuvo promesas que no se cumplieron. Incluso, lo ignoró muchas veces y se escapó de todo encuentro que el joven trató de conseguir con él.

Luego llegó la pandemia y el hotel quedó vacío, como pasó con todos los del país, a causa de las medidas restrictivas de la covid-19. Para entonces, los pagos ya estaban atrasados. A propósito, Bolívar le dijo a Semana que esa fue la razón por la cual no pudo pagarle a GAIAG, ya que su negocio entró en quiebra y no tenía manera de cumplir con las cuotas, así como sucedió con los compromisos que tenía con otros proveedores.

Según el congresista, el hotel tenía un operador y el acuerdo decía que Bolívar pagaría la cuota inicial, mientras el otro debía dar cuotas de 3,5 millones de pesos mensuales.

“Yo le pagué la cuota inicial que fueron unos 40 millones más unos 20 millones que se hicieron en abonos y el hotel, cuando empezó la pandemia se quebró, entró en cesación de pagos, no solamente con ellos, sino con muchos proveedores y hasta el día de hoy la situación se ha mantenido, porque cuando se abrió la economía empezó una campaña en las redes sociales para que la gente no fuera al hotel”, dijo a Semana.

Por otra parte, Bolívar aseguró que le pidió varias citas a Díaz, pero que este no demostró interés en recibir el dinero que le adeudaba a su hijo.

Sin embargo, Bruno Díaz le dijo a este medio que la deuda con Diego Andrés venía de 2018 y que pasaron 25 meses antes de la pandemia, en los que las cuotas debían cumplirse y no ocurrió. Además, es cierto que Gustavo Bolívar, a quien llama “sucio, impúdico”, lo contactó una vez conoció de la muerte de su hijo, no antes, y le escribió varias veces por WhatsApp durante el mes de julio y le pidió reunirse, pero que la deuda no era con él.

“Fue lo mismo que le dijo a mi hijo todo el tiempo (…) ¿cómo le voy a creer yo ahora? A decirme lo mismo que le dijo a mi hijo durante meses”, explicó el actor a este medio, con respecto a las citaciones y propuestas que le hizo Gustavo Bolívar para reunirse y llegar, una vez más, a un acuerdo de pagos.

Sumado a eso, para el actor las razones no son económicas y por eso no espera recibir dinero de parte del senador. Si bien sabe que Bolívar debe pagar lo que adeuda, sus motivaciones son éticas, pues se pregunta cómo un congresista pudo actuar de manera semejante con un emprendedor joven que le entregó un producto a tiempo y no obtuvo lo prometido de regreso.

“Yo le estoy hablando a toda la sociedad en su conjunto (…) es un llamado a que todos seamos éticos, independientemente de la religión, del partido político”, pronunció.

Ahora lo que espera es que el senador reconozca su error, porque cree que es lo mínimo que debe hacer esa persona en la que creyó y confió, como también lo hizo Diego Andrés en su momento y quien falleció, sin haber saldado su deuda millonaria con el banco, a causa de los incumplimientos del senador.

Díaz desafía a Bolívar a someterse, de inmediato y sin dilación a la prueba del polígrafo en la Fiscalía o en Medicina Legal. “Ahí sabremos quién miente, porque la mentira tiene patas cortas, paticortico”, señala./Semana

Notas Relacionadas