Así cayeron los más peligrosos criminales del país

 El trabajo lleno de paciencia y las estrategias de inteligencia que utilizó la Policía Nacional para capturar algunos de los más peligrosos criminales, es la historia que se relata en ‘Se creían intocables’, el nuevo libro del General (R) Óscar Naranjo.

Desde los diferentes cargos que ocupó dentro de la Policía Nacional, narra su versión de los hechos, contando al detalle cómo operaban los distintos carteles, su despiadada violencia, así como su poder corromper distintas instancias de las bandas de crimen organizado.

Diez historias, que aunque la mayoría de los colombianos saben bien que terminaron en manos de la ley, lo más interesante es todo el proceso que se dio para su captura.

Son diez historias, podrían ser más, pero allí se encuentran nombres muy conocidos, como David Murcia, ‘El Loco’ Barrera, Valenciano, ‘Chupeta’, Martín Llano, así como Marcos Figueroa y Guacamayo, entre otros.

“Llegó el Covid, nos confinamos, y debíamos buscar maneras de estar ocupado y ser feliz. Recurrí a amigos, y me dijeron que mucho lo encontraría en archivos de prensa, pero que tenía la mejor parte, las vivencias y la memoria. También estaba en mora de rendirle tributo a los policías, también exaltar la memoria de todas las víctimas que han dejado estas bandas. Una memoria para que no olvidemos pero para que tampoco perdamos la fe en el futuro”, comentó el General (R).

Buena parte de la dificultad de iniciar este proyecto fue escoger tan sólo diez historias. “Hay que reconocer que hay una diversidad muy grande de personajes peligrosos que el país ha enfrentado y padecido. Cuando llegamos a esta selección partimos de dos criterios. Primero, el mostrar diferentes perfiles de las estructuras criminales, entre lo urbano, lo rural, lo que tiene que ver con el lavado de activos, así como los asociados con el paramilitarismo, otros con la guerrilla. Por otro lado, también dibujar un poco sobre los distintos territorios nacionales”.

Así, se encuentran con historias centradas en Bogotá, los Llanos Orientales, el norte del Valle, La Guajira o el Pacífico colombiano. “Con la salida de este libro, siento que dará pie para empezar a escribir ‘Se creían intocables 2’, porque hay personas que me están reclamando que conocen historias muy apasionantes y que valen la pena de narrar, y en ello estamos trabajando”.

DETRÁS DE ‘CHUPETA’

No se compromete en señalar a uno solo de los criminales que fuera el que más ‘dolor de cabeza’ le diera a la Policía Nacional, “hay personajes que fueron tremendamente corruptores de funcionarios públicos y policía, y quien arruinó muchas vidas y terminó con la vida de muchos más, sin duda fue alias ‘Chupeta’, con una larga historia criminal, en momentos invisible al radar de las autoridades colombianas y del exterior, quien se sometió a la justicia voluntariamente y luego salió a delinquir nuevamente”.

Y agregó: “Me llamó siempre mucho la atención, porque en sus orígenes era reconocido como una especie de galán de telenovela, seductor de mujeres en el Valle del Cauca, apasionado por los caballos, que al final lo vimos con su rostro desfigurado por tantas cirugías estéticas, preso en una alta de seguridad, lo que demuestra que el crimen no paga”.

Encontrar más de 160 teléfonos móviles en el lugar donde ‘Chupeta’ se ocultaba en Brasil, sorprendió a las autoridades de dicho país, pero no a Naranjo, quien veía cómo los criminales buscaban tener tal cantidad de teléfonos para burlar el seguimiento de las autoridades.

Detectar a los criminales e ir armando el rompecabezas de los casos judiciales con todo tipo de estrategias para perseguirlos, interceptarlos y capturarlos, es la línea de la narración de cada caso del libro. Historias de la vida real que bien podrían nutrir la oferta de historias de cualquiera de las actuales plataformas de contenido streaming donde sus usuarios aman conocer estas historias, ya sea desde lo documental o a través de una serie.

“Uno de los indicadores de éxito para nosotros siempre fue el reducir la vida útil de los criminales. En un momento estábamos capturando a criminales que llevaban más de 25 años delinquiendo, lo cual es intolerable para una sociedad. Logramos reducir la búsqueda de estos capos a dos o tres años cuando antes duraban décadas”.

Policías infiltrados en las veterinarias donde los criminales llevaban a sus adoradas mascotas para su cuidado, son tan sólo algunos de los curiosos detalles que Naranjo ofrece en las historias de estos libros.

“Una tarea de inteligencia parte del conocimiento físico y psicológico de la persona que se busca. Así se inicia un profundo análisis de su entorno y la personalidad del personaje, por lo que se construyen historias ficticias, fachadas para llegar a él”.

Hay casos de película. Uno de estos capos amaba a su mascota, pero que al momento de huir de un lugar dejó al perro que quedó en custodia de un familiar, por lo que el operativo se concentró en vigilar al perro por semanas, y en una de sus visitas a la veterinaria, le cambiaron el collar con un chip que permitió la captura del delincuente.

En buena parte de las historias involucran policías mujeres que debieron poner en riesgo sus vidas para acercarse a los criminales, desde inscribirse en los gimnasios a los cuales ellos solían asistir o hacer parte de las fiestas llenas de excesos que realizaban en distintas partes del país.

También el papel de los informantes, de los delatores, quienes en muchos casos lo hacían por miedo al ver la la facilidad con la que estos capos asesinaban a sus propios colaboradores, otros por envidias y roces, pero también por las recompensas.

“Esta triple combinación siempre ha mantenido la posibilidad de que existan fuentes, que bien administradas, generando la confianza que es el centro de la administración de justicia”, finalizó Naranjo.

Son más de 330 páginas de los triunfos y aciertos contra los capos del narcotráfico en las últimas décadas en el país, de uniformados que no sólo arriesgaron su vida, también le dijeron no a la corrupción que ha llegado a todas las instancias de este tipo de instituciones.

/Colprensa

Notas Relacionadas