Vicepresidenta expuso 6 puntos para abordar migración en la región

La vicepresidente y canciller, Marta Lucía Ramírez, lideró una reunión virtual con los cancilleres de Panamá, Erika Mouynes; Brasil, Carlos Alberto Franco; Costa Rica, Rodolfo Solano; Chile, Andrés Allamand; Ecuador, Mauricio Montalvo; y México, Marcelo Luis Ebrard. 

En el encuentro se analizó la forma en la que los diferentes países pueden llegar a enfrentar, dar respuestas y soluciones efectivas desde una perspectiva humanitaria y de seguridad a la migración que se está viviendo en la región.

Ramírez afirmó que la migración no es un tema transitorio, por el contrario, es un flagelo que puede aumentar y generar una situación crítica y, en gran medida, afectar a los países de tránsito como Colombia, Ecuador y Panamá, y los países de destino como Estados Unidos y Canadá.

“La invitación es a que esta problemática la abordemos de manera regional y no solamente para atender una coyuntura, sino para entender que acá hay una tendencia. Estamos viendo en este momento esta gran presión de la migración haitiana, así como la migración extracontinental, que desafortunadamente va a seguir y va a acompañar cada vez más a migrantes de varios países de la región”, afirmó.

Ramírez planteó seis puntos que permitirán abordar esta situación. En primer lugar, afirmó que debe haber un principio de corresponsabilidad: “Aquí todos somos responsables. Debemos entender que a cada país lo desborda una migración en cantidades muy grandes y comprender las circunstancias y particularidades de cada uno. El destino de esta migración no es Colombia, en el caso de la haitiana y buena parte de la africana, que hemos detectado en el paso por Colombia, tienen un destino claro: Estados Unidos y Canadá, y estos países también tienen un límite en su capacidad de absorción de migrantes extranjeros”.

En segundo lugar está el principio de la humanidad, del que expresó que es importante ser solidarios con la difícil situación que estas personas están atravesando. Aseguró que se le planteó a la cancillería de Panamá tener una mirada integral y regional.

Como tercera instancia, se habló de la seguridad, tanto de los migrantes como de los ciudadanos de cada país, para evitará un impacto ambiental negativo. En el cuarto punto se refiere a la cooperación que puede generar Estados Unidos y Canadá en los países de tránsito respecto a las capacidades y tecnologías que se pueden desarrollar como, por ejemplo, lograr vacunar a los migrantes.

En el quinto punto se habló de la dimensión de la legalidad, afirmando así que esa es una tarea conjunta entre la Policía e Interpol de cada país, además de la Fiscalía, para identificar, judicializar y extraditar a Estados Unidos a las personas que estén abusando y utilizando a los migrantes.

En el sexto punto, la vicepresidenta habló sobre la visión de desarrollo y afirmó que “América Latina, el Caribe, Centroamerica y Estados Unidos, debemos convocar a nuestros equipos económicos y a las multilaterales para una propuesta de desarrollo regional, que contenga en cada país a nuestros propios nacionales, con trabajo y mejores oportunidades de vida; y que nos permita asumir, en condiciones de dignidad y alguna posibilidad de trabajo, a una cuota de migrantes, así sea con carácter temporal, pues esta pandemia nos debe poner de presente la solidaridad y la sostenibilidad como valores y objetivos de nuestras sociedades”.

En la reunión también participaron los viceministros de Relaciones Exteriores de Colombia, Francisco Echeverri, y de Perú, Luis Enrique Chávez. En representación del Gobierno colombiano asistió el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa; la subsecretaria de seguridad civil, democracia y derechos humanos del Departamento de Estado de Estados Unidos, Uzra Zeya; y el ministro de Inmigración de Canadá, Marco Mendicino.

COLPRENSA

Notas Relacionadas