Las imágenes no gobiernan

Esta contundente frase, contenida en el libro “¿A dónde vas democracia?” de Gabriel Melo Guevara, define lo que está sucediendo en el mundo del marketing político: “Las imágenes fabricadas por los asesores de imagen no gobiernan, gobiernan los hombres”. Esto explicaría la gran decepción que, en las últimas décadas, vienen sufriendo los electores con sus gobernantes. Ellos no se parecen a las imágenes perfectas, hechas de pedazos ajenos, que nos han vendido previamente y que no tienen nada que ver con quienes ejercen el poder.

En estos tiempos tan cambiantes hasta las imágenes reflejadas en el espejo del poder se quiebran. Estamos atravesando la crisis de haber confundido el “parecer” con la realidad. Las imágenes se hacen vulnerables y se desvanecen.

La tecnología transmite, de manera eficaz, esos imaginarios de belleza y perfección. Contagian un entusiasmo primario por el “actor”, por el “protagonista” de la película “democrática”.

Como bien lo define el estratega de imagen, Antonio Sola, conocido como el “creador de presidentes”: “Los políticos ya no necesitan pueblo sino que necesitan público y el público se encuentra a través de la tecnología. Es la política del entretenimiento que compite con el entretenimiento de las redes sociales y los medios tradicionales. Es una política razia, barata, cortoplacista que ha perdido todo sentido de propósito, todo sentido de causa e incluso todo sentido de vida. El objetivo es construir a base de imagen, acceder al poder a como dé lugar”.

En un profundo conversatorio que sostuvimos en el grupo “Principio y fin”, grupo creado para escuchar en estos tiempos difíciles y aportar soluciones, Sola ve aproximarse un nuevo modelo democrático, sin intermediarios: democracia digital directa, concepto en el que coincide con la tesis central del libro de Gabriel Melo Guevara.

El estratega de imagen cree posible un retorno a los valores humanísticos que privilegien el ser sobre el parecer. Con un enfoque novedoso: “Mujeres y hombres asociados a los valores de lo femenino”. A través de su Fundación “Liderar con sentido común” y la Escuela política para jóvenes “Fratelli Tutti”, Sola, en asociación con la fundación Scholas Ocurrentes del Papa Francisco, le apuesta a la esperanza, a una estrategia de abajo hacia arriba que lleve al ciudadano resiliente a la acción política, que entienda de lo local y de lo global. Un liderazgo compartido y solidario. Un ciudadano compasivo y empático.

A un año de las elecciones presidenciales, contemplamos asombrados, en la política colombiana, cómo los extremos del juego político-mediático han alcanzado niveles de autodestrucción. Los pedazos rotos a los que se reducen las estatuas de figuras públicas al caer desde muy alto, terminan por parecerse más a los personajes reales, que a las imágenes de sí mismos que les fabricaron.

El problema está en cómo convencer a los electores de votar por hombres de carne y hueso, con valores, fortalezas y debilidades, y no por figuras fabricadas para la pantalla, donde la apariencia y los falsos atributos se han convertido en sustitutos de la realidad.

El gran desafío hoy es cómo poner la tecnología al servicio de los valores democráticos.

*Periodista*Defensora de DD.HH. 

Notas Relacionadas