Decretan calamidad pública por emergencia de la basura

Con el fin de atender la emergencia sanitaria a la que se enfrentan Bucaramanga, sus vecinos municipios del área metropolitana y otras 14 ciudades de Santander, que en el papel no cuentan con un sitio en dónde disponer la basura, anoche se decretó la calamidad pública.

Esta figura, que se toma para dar una solución provisional que evite los problemas de contaminación que implicaría la acumulación de basura, permitió que al cierre de esta edición se procediera a disponer los residuos sólidos de los últimos días en el relleno sanitario El Carrasco, pese a que desde el pasado sábado ese lugar tiene una orden judicial de cierre definitivo.

La información la confirmó anoche Helbert Panqueva, subsecretario de Medio Ambiente del Municipio, al término de un Consejo Extraordinario de Gestión del Riesgo.

“Estuvimos todo el día reunidos para buscar una solución a la disposición de los residuos sólidos, ante los problemas que se nos han presentado. Le recuerdo a la ciudadanía que finalmente la basura no se pudo llevar al municipio de Aguachica porque la propia comunidad de esa zona lo impidió con bloqueos”, dijo el funcionario.

“Intentamos darle cumplimiento a la orden del Juez 15 Administrativo, que determinó la clausura del relleno sanitario, y por eso las empresas de aseo activaron sus planes de contingencia y de manera temporal pensaban disponer los residuos sólidos en el Parque Tecnológico Las Bateas, en Aguachica. Sin embargo, esto no fue posible tras la oposición de la población de ese municipio”, recordó el Subsecretario de Medio Ambiente.

“No podíamos permitir que siguieran creciendo los arrumes de basura en calles y viviendas y por eso se optó por disponer la basura en El Carrasco, de manera provisional, hasta tanto se logre una solución definitiva a toda esta delicada situación”, precisó Panqueva.

El propio alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas Rey, reiteró que pese a la difícil situación por la que se encuentra el tema de la disposición final de la basura, su administración continuará garantizando la recolección de desechos “para evitar una emergencia de gran magnitud que pondría en riesgo la salud humana y el medio ambiente”.

La medida que se tomó anoche es provisional, mientras los alcaldes de los 16 municipios de Santander que afrontan este reto sanitario, así como la Administración Departamental y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, pueden poner en marcha una solución oportuna y factible para atender la emergencia por la que atraviesan las localidades tras el cierre del citado botadero de Bucaramanga.

Funcionarios de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios monitorean desde el sábado pasado los trayectos de los vehículos de recolección de la basura, desde las bases de operaciones de los prestadores del servicio de aseo hasta los sitios alternos establecidos en los planes de contingencia.

Frente a esta problemática, el superintendente encargado, Andrés Felipe Bitar Arrazola, dijo lo siguiente: “Esta Superintendencia le hace permanente seguimiento a la continuidad en la prestación del servicio de aseo en el área metropolitana de Bucaramanga y en general en Santander con el fin de evitar una eventual emergencia sanitaria”.

Y agregó: “Hacemos un llamado respetuoso a la ciudadanía y a las autoridades locales de los municipios que cuentan con rellenos sanitarios, para que se solidaricen y permitan el ingreso de los camiones compactadores a otros sitios”.

Esta sugerencia del superintendente (e) Bitar Arrazola, se suma al llamado que hizo la Procuraduría General de la Nación a varios alcaldes para no impedir, ni obstaculizar ni torpedear la prestación del servicio de aseo al no permitir el ingreso de camiones a rellenos sanitarios que cuentan con capacidad técnica para la recepción de residuos provenientes de otras ciudades.

Además de Aguachica, el Municipio de Barrancabermeja también le cerró la puerta a la basura de Bucaramanga y del resto de municipios de la región.

De hecho, Humberto Vargas, secretario de Medio Ambiente de esa ciudad, dijo que el ‘puerto petrolero’ también se niega a recibir los desechos de los 16 municipios de Santander, argumentando que su relleno sanitario no está en capacidad para disponer tanta basura.

Así se ve hoy el Relleno Sanitario El Carrasco, sitio que por ahora seguirá recibiendo la basura de los citados 16 municipios de la región.

/Colprensa

Notas Relacionadas