Las regiones el crecimiento nacional

Requiere nuestra Colombia en manera importante, una serie de cambios, transformaciones y realizaciones, en ruta a superar con definitivo arresto las dificultades muchas por las que atraviesa y acusamos todos, lo que es injustificable a todas luces al sabernos un país rico, pero lleno de pobreza; resultante, entre otros generales y particulares aspectos, de: inadecuadas políticas públicas. nulo direccionamiento y manejo. falta de liderazgos ciertos y eficaces. de una democracia fortalecida y profunda. de una participación ciudadana democrática activa. Eficiente planeación, productividad, competitividad, administración, gestión y gerencia públicas.

Sumar debemos a lo cual las galopantes corrupción e impunidad, esta última que oficia como patente de corso. además, una falta evidente de interpretación de nuestras necesidades, de pertinentes líneas de trabajo, evaluación y replanteamientos permanentes de parámetros de política económica y social inequidad, desigualdad. Así como un manifiesto desdén por sus regiones, a pesar de ser este un país de ellas, a las que debemos las más de las atenciones por ser sin duda desde donde mejor se podrán desarrollo, crecimiento, progreso e integral bienestar que con urgencia anhelamos, queremos, demandamos y reclamamos sus pobladores a lo largo y ancho de la geografía patria.

Las regiones deben y tiene que importarnos, mayormente por cuanto a la vista está que su desarrollo social, humano y crecimiento económico no han tenido la intensidad ni la consolidación esperada, como tampoco han sido estables y no se tienen en ellos acentuados ni correspondientes ciclos sociales ni económicos.

Crecen algunos renglones, pero con insuficientes capacidades de irrigación, generación de empleo y desarrollo de capacidades de innovación, gasto, inversión social y capacidades de ejecución pública tratan de mejorar en algunos casos, pero las condiciones de vida de las poblaciones siguen marcadas por excesivos niveles de pobreza, indigencia y exclusión.

Este compendio de balances, evaluaciones y replanteamientos, reclaman de manera oportuna hacer mayores esfuerzos, ponernos a tono con los avances del conocimiento, causas e impactos sociales respecto de las disparidades sociales y económicas territoriales, así como del transcurso y el estado actual de las políticas y las instituciones para el desarrollo y crecimiento económico regional.

Reclaman las disparidades sociales y económicas regionales, que se revisen con detenimiento, fundamentos conceptuales que permitan comprender dimensiones estratégicas y los referentes muchos que nos aproximan a la desigual distribución territorial de los beneficios del desarrollo y del crecimiento; entre los que citar podemos conocimiento científico, explicaciones e implicaciones socioeconómicas de esas desigualdades; y, las formas institucionales y políticas, para hacerles frente como debe y tiene que ser en vía a asegurar progreso y bienestar. rubenceballos56@gmai.com  *Jurista

Notas Relacionadas