Dueños de Electricaribe se ‘robaron’ más de $ 180 mil millones: Contraloría

La trampa estuvo en que fueron aplicados al consumo distribuido comunitario y no al consumo individual del usuario.  

Tras cuatro años de investigación, la cual se inicio en la administración del entonces contralor Edgardo José Maya Villazón, la Contraloría General de la República  halló responsable a Electricaribe de haber usado $211.755 millones del Fondo de Energía Social (FOES), los cuales estaban destinados para subsidios de los estratos 1 y 2 de la región Caribe, entre el 2011 y el 2016, para ´maquillar´ sus estados financieros, y por vía del  ´desangre´ se llevaron esa plata para España

Los antiguos dueños de Electricaribe lo que hicieron fue desfalcar a la empresa en su angustiosa y meteórica ambición por recuperar la plata que ya habían invertido en la operación de la empresa.

De acuerdo con el órgano de control, los $187.227 millones que recibió Electricaribe como canalizador del FOES, que administra el Ministerio de Minas y Energía, fueron aplicados al consumo distribuido comunitario y no al consumo individual del usuario.

Cuando se llevó a cabo dicha aplicación, “no se alivió el valor a pagar en la factura por los usuarios, sino que por el contrario se favorecieron los ingresos de la empresa Electricaribe como canalizador, reduciendo con ello las pérdidas no técnicas de energía que presentaba la empresa en esas zonas especiales”.

`Fue un robo técnico. Un hurto descarado, del que el Gobierno de entonces se hizo el de la vista gorda para no agrandar más el problema de la prestación del servicio de enegía en el Caribe Colombiano, pero los españoles dueños de Electricaribe, actuaron cuan piratas fueron´, explicó un experto en materia energética que conoce a fondo la investigación que inició el entonces contralor Edgardo Maya Villazón.

TRAICIONARON  LA BUENA FE 

La Contraloría afirmó que Electricaribe “pasó por alto que el Estado destinó unos recursos en beneficio de la empresa en los cuales actuaban como operadores los Fondos de Apoyo Financiero Prone, FAER y Fanzi, cuyos recursos van encaminados, de una parte, para apoyar los planes de reducción de perdidas no técnicas de energía, y de otra, como apoyo a las empresas con usuarios no normalizados ubicados en las áreas especiales”.

Por otro lado, se falló también con responsabilidad fiscal contra la firma PricewaterhouseCoopers y tres de sus colaboradores, pues al parecer avalaron la aplicación incorrecta de dichos recursos.

ASÍ SE LA ROBARON 

Durante algo más de dos décadas de operación de Electricaribe, la empresa que fue expoliada y saqueada por sus antiguos dueños, los españoles del Grupo Gas Natural Fenosa quienes con maniobras financieras truculentas se robaron más de 2, 5 billones de pesos, siendo el más escandaloso de ellos, los 700 mil millones de pesos producto de los subsidios y aportes que hacía la Nación, y que en su momento denunció y documento la Contraloría General de la República en época de su titular Edgardo José Maya Villazón.

Durante mucho tiempo la Nación se hizo la de la vista gorda y le tapó de todo a los dueños de Electricaribe y a la propia empresa, por cuanto de haberse actuado con prontitud, el mismo Estado resultaría encartado manejando la prestación de un servicio público esencial que fue deteriorado a propósito para poder recuperar sus dueños, vía el hurto de recursos públicos, la supuesta inversión que hicieron en un negocio del que se percataron tiempo después, que había resultado siendo un ´hueso´.

Para el robo descarado de esos recursos públicos los españoles debieron contar con un cómplice de excepción: La Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, la cual durante muchos años fue ciega, sorda y muda frente a la empresa. Le permitió que sus dueños hicieran los que le diera la gana con la prestación del servicio y en especial con los usuarios. La última burla quedó plasmada en el fracasado Plan Caribe5 que apuntaba a mejorar de manera sustancial la infraestructura que dejaron deteriorar adrede y de forma tal que les impidiera hacer inversiones cuantiosas sin el concurso de la Nación, porque el único interés de los españoles era recuperar la plata que pagaron por hacerse a Electricaribe.

LA INVESTIGACIÒN DE MAYA 

Para revisar el manejo de 448.675 millones de pesos transferidos por el Ministerio de Minas y Energía a los Fondos PRONE y FAER, durante las vigencias 2008 a 2014, la Contraloría realizó una actuación especial a la empresa Electricaribe.

En su debido momento el entonces contralor Edgardo Maya Villazón explicó que el ministerio le aprobó a Electricaribe $346.932 millones, a través del Fondo PRONE, para lograr durante las vigencias 2008 a 2014, la normalización eléctrica de barrios subnormales. Y, adicionalmente, le aprobó $101.743 millones a través del fondo FAER, durante las vigencias 2012 a 2014, para la electrificación de zonas subnormales. Y la platica se perdió. Nadie sabe que hizo Electricaribe con ella.

El PRONE es el Programa de Normalización de Redes Eléctricas y el FAER es el Fondo de Apoyo Financiero para la energización de las Zonas Rurales Interconectadas.

Notas Relacionadas