Pandemia y crisis económica llevó al cierre de 329 tiendas

La competencia desleal, la carga impositiva y las diferentes ´arandelas´ que debe asumir un tendero para funcionar legalmente incidieron en los cierres. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

La pandemia de coronavirus empujó la crisis que de unos años para acá viene atravesando los pequeños comercios de la ciudad. Prueba de ello es que un total de 329 tiendas cerraron sus actividades comerciales, de acuerdo a un balance entregado por la Unión de Comerciantes de Santa Marta (Undeco), lo que equivale a un 14.59%.

Revela el informe que en el 2020 se contaban en el departamento del Magdalena un total de 2.254 tiendas registradas ante la Cámara de Comercio, mientras que para el 2021 actualizaron su matrícula mercantil tan solo 2.082.

“Desde inicio de la pandemia y posterior cuarentena que fue prorrogada durante todo el 2020 y parte del 2021, las tiendas de barrio se enfrentaron a una difícil situación a causa de los cierres parciales de sus establecimientos y la incertidumbre producto de las medidas tomadas por el gobierno nacional para hacerle frente al Covid-19”, comentó Rosa Delia Rueda, directora ejecutiva de Undeco Santa Marta.

Agregó que otra de las causas del cierre de tiendas de barrio se debió al desabastecimiento de alimentos por causa del Paro Nacional que incidió directamente en la dinámica de los pequeños comercios de barrio y en las últimas semanas el incremento en los robos y la percepción de inseguridad en Santa Marta.

Según Undeco, a pesar de la apertura total de las actividades comerciales y de los esfuerzos aunados de los comerciantes, gremios y entidades territoriales para lograr una reactivación económica, son los tenderos de barrio quienes han sido notablemente afectados y difícilmente han podido recuperarse debido a las consecuencias de la pandemia.

Al referirse a las ventas de los tenderos y pequeños comerciantes, Rueda Caicedo asegura que se han visto disminuidas en un gran porcentaje a causa del incremento de la informalidad que se proliferó a consecuencia del cierre de los comercios durante la cuarentena.

“La competencia desleal, la carga impositiva y las diferentes arandelas que debe asumir un tendero para funcionar legalmente como por ejemplo: el pago de Industria y Comercio, Sayco Acinpro, certificado de seguridad humana, son tan solo algunos de los varios requisitos que debe cumplir para no ser acreedor a un cierre por parte de las entidades de control; todos estos cúmulos de factores ha tenido como consecuencia la quiebra de muchos tenderos de la ciudad y del departamento”, recalcó.

Vale mencionar que con el cierre de tiendas en Santa Marta y el Magdalena se ahonda aún más las cifras de desempleo toda vez que por cada tienda cerrada se deja de generar un promedio de 3 empleos directos.

Las estadísticas indican que un promedio de 987 empleos directos se han perdido ante el cierre de los comercios especialmente en personas entre los 35 a 65 años de edad, y que la gran mayoría pertenecían a los estratos uno y dos.

ESTUDIO DE FENALCO 

De otra parte, la Unión Nacional de Comerciantes (Fenalco) realizó un estudio donde se advierte que cerca de 11.000 negocios tienden a desaparecer y en especial las tiendas de barrio.

Según Angélica Silva Franco, directora ejecutiva de Fenalco Santa Marta, la principal causa que obligaría al cierre de los establecimientos es el Covid-19 que ha afectado tanto a propietarios como a empleados, otro aspecto es la alta competencia de las cadenas de descuento duro.

“Las distintas cargas impositivas que deben asumir los micronegocios y pequeños empresarios en materia tributaria, así como los permisos y trámites dependiendo del tipo de negocio es otro aspecto que incide mucho”, recalcó Silva.

Notas Relacionadas