En Afganistán esperamos lo mejor pero nos preparamos para lo peor: Exasesor de EE.UU.

La preocupación en el mundo por la situación de Afganistán y los derechos de la mujeres crece cada vez más luego de que los talibanes se tomaran todo el país. Son pocos los que creen que los talibanes van a respetar los derechos de las niñas a estudiar o de las mujeres a trabajar.

En entrevista con La FM, Aaron David Miller, exasesor del Departamento de Estado de EE.UU. y exnegociador de Medio Oriente, dijo que les preocupa que los talibanes puedan dejar que Al Qaeda use Afganistán como base de sus operaciones para gestar atentados.

“Preocupa es si los talibanes permitirán que vuelvan los grupos terroristas a Afganistán… y al mundo el tema de los derechos humanos frente a qué le va a pasar a las mujeres y las niñas. Dicen que no serán tan estrictos, pero hemos visto evidencia de lo contrario…”, afirmó.

Sostuvo que los talibanes han manifestado que esto es “talibán 2.0”, algo que no cree el exnegociador. “Lo dudo porque la interpretación que tienen de la ley islámica es muy estricta. Esperamos lo mejor pero nos preparamos para lo peor”, aseveró.

La Unión Europea (UE) y Estados Unidos dijeron que están “profundamente preocupados” por la situación de las mujeres en Afganistán e instaron a los talibanes a evitar “discriminaciones y abusos” y a garantizar sus derechos.

“Estamos profundamente preocupados por las mujeres y las niñas de Afganistán, por su derecho a la educación, al trabajo y a la libertad de circulación”, indica un comunicado firmado además por otros 18 países, entre ellos Brasil, Guatemala, Australia, Suiza y Canadá.

“Pedimos a quienes ostentan el poder y a todas las autoridades afganas que garanticen su protección”, agrega.

“Las mujeres afganas, como todos los afganos, merecen vivir con seguridad y dignidad. Las discriminaciones y abusos deben evitarse”, insiste esta declaración. La comunidad internacional está “lista para asistir (a las mujeres del país) para que sus voces sean escuchadas”, explican.

“Vigilaremos de cerca la forma en que cualquier futuro gobierno garantizará los derechos y las libertades que se han convertido en una parte inalienable de la vida de mujeres y niñas de Afganistán en los últimos 20 años”, concluye el texto.

Cuando los talibanes ostentaron el poder entre 1996 y 2001, las mujeres no podían salir de casa sin un acompañante masculino. Tampoco podían trabajar y las niñas no iban a la escuela.

Quienes eran acusadas de adulterio eran azotadas y lapidadas hasta la muerte.

El martes, los responsables talibanes dijeron que “se comprometen a que las mujeres trabajen de acuerdo con los principios del islam”, sin dar más detalles. Suhail Shaheen, un portavoz del movimiento en Doha, dijo a la cadena británica Sky News que las mujeres no estarán obligadas a usar obligatoriamente burka, un velo que cubre cuerpo y rostro y solo deja una rejilla a la altura de los ojos, y que había “diferentes tipos” de velo.

Fuente: Sistema Integrado Digital con información de AFP

 

Notas Relacionadas