Edificaciones abandonadas ameritan una intervención

Se trata de casonas viejas que se caen a pedazos, al parecer por la negligencia de sus propietarios o sencillamente porque se encuentran en el olvido. 

Un llamado de S.O.S. lanzaron los comerciantes ubicados en la Calle San Francisco (calle 13) en pleno Centro Histórico de Santa Marta ante la presencia de algunas edificaciones abandonadas y en ruinas que ameritan una pronta intervención.

Se trata de casonas viejas que se caen a pedazos, al parecer por la negligencia de sus propietarios o sencillamente porque se encuentran en el olvido. Con el paso de los años estas edificaciones no lucen pintura exterior, sus balcones están destruidos y los ladrillos al ‘desnudo’ advierten la corrosión del salitre.

Una de las vendedoras en esta zona quien pidió omitir su identidad, expresó que es una lástima observar a esos edificios en un completo abandonado por lo que hizo un llamado a sus propietarios e inclusive a las autoridades para que le metan una mano y puedan recuperarlos.

“Estos inmuebles están prácticamente en ruinas a pesar de que en su entorno ya se han realizado algunos proyectos que atraen no solo a los samarios sino a los visitantes. Mire usted señor periodista, acá cerca está el sector de San Andresito y la Iglesia San Francisco por donde transitan muchas personas, qué bonito sería el arreglo y recuperación de las edificaciones porque eso traería más progreso y beneficio a quienes vivimos en Santa Marta”, dijo.

De otro lado, también se informó de otro inmueble abandonado, a pocos metros de la Calle 13 y que está sobre la Avenida del Ferrocarril, diagonal al CAI del Mercado Público, el cual se ha convertido en una ‘cueva’ o refugio de personas en condición de calle y de algunos consumidores de drogas alucinógenas.

Algunos comerciantes del sector han exteriorizado su preocupación y llaman la atención a las autoridades de Policía y a la propia Alcaldía Distrital para que se conmine a los propietarios de la edificación a que realicen un encerramiento o recuperación porque la situación empeora con el transcurrir de los días.

“Nosotros somos testigos de cómo ingresan a cualquier hora del día una gran cantidad de personas a ese edificio abandonado a comprar drogas y a refugiarse, es una situación que expone a cualquiera de nuestros clientes o compradores porque no sabemos la condición humana de ellos ni tampoco cómo podrían reaccionar bajo los efectos de las drogas ilícitas, es algo terrible lo que estamos soportando acá”, denunció un vocero de los comerciantes del sector.

Otro comerciante de la zona, que también pidió reservar su identidad, dijo que el antiguo ‘Boro’ se ha expandido y que ahora se ha trasladado hacia la Avenida del Ferrocarril, muy cerca a donde funciona el Centro de Atención Inmediata de la Policía Metropolitana de Santa Marta ante la mirada indiferente de las propias autoridades.

Notas Relacionadas