Empleados colombianos del BID donaron $ 11 mil dólares a Unimagdalena

El capital será destinado para garantizar la conexión del aula digital que se instalará en el asentamiento Arhuaco de Windiwa, mediante la cual se cumplirá con los compromisos pactados en la primera expedición científica, intercultural y académica realizada por la Alma Mater en aras del desarrollo comunitario. 

Empleados colombianos del Banco Interamericano de Desarrollo – BID aportaron 11.000 dólares a la Universidad del Magdalena para la implementación del Programa Integrador que adelanta en beneficio de las comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta. El cheque fue entregado por Sergio Díaz-Granados, director ejecutivo por Colombia en el organismo internacional, y Luis Uribe, consejero principal, en reunión con el Doctor Pablo Vera Salazar, Rector de la Alma Mater.

Anualmente, la delegación nacional en el BID se compromete a suministrar recursos para apoyar proyectos sociales. En esta ocasión, la donación se realiza justo cuando esta Casa de Estudios Superiores adelanta diálogos con las comunidades Arhuacas del macizo montañoso para llevar a cabo diversas iniciativas en materia de educación, salud, emprendimiento y conservación de la ancestralidad y los ecosistemas, con miras del desarrollo comunitario.

Por tanto, el Rector Vera Salazar  aseguró que el capital será destinado para garantizar la conectividad satelital en un aula digital que se instalará en el asentamiento indígena Windiwa, con el objetivo de cumplir con los compromisos pactados en la primera expedición científica, intercultural y académica realizada en este territorio, tales como facilitar el acceso a la educación de los universitarios residentes allí, proporcionar condiciones para la asistencia médica remota, capacitar a docentes locales, fortalecer las organizaciones en innovación y emprendimiento y apoyar la formación en liderazgo y la transferencia de conocimientos autóctonos sobre sostenibilidad ambiental.

Así mismo, el máximo directivo de la Institución agregó: “es una forma de conectarnos de doble vía, no solamente que la Universidad lleve programas y conocimientos, sino también la forma de que ellos desde allá compartan su conocimiento, su filosofía, los principios de conservación que tienen de las cuencas (…) así que esperamos que esto también sea un impulso para que otras entidades públicas y privadas se vinculen a una iniciativa de esta naturaleza”.

Por su parte, Sergio Díaz-Granados, quien desde el primero de septiembre asumirá como presidente ejecutivo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), afirmó: “quisimos que (el aporte solidario) fuera con la Universidad del Magdalena para las comunidades indígenas, sobre todo para mandar el mensaje de la importancia de la educación virtual como herramienta para cerrar brechas, y que venimos de un año y medio en que hemos tenido a gran parte de nuestra población rural desconectada de la educación”.

En el encuentro también hizo presencia Luis Uribe, consejero principal por Colombia en el BID, quien manifestó que la donación surgió del interés por llevar tecnología de primer mundo a los territorios donde Unimagdalena desarrollará el programa integrador ‘Redescubriendo La Sierra Nevada de Santa Marta’. “Nos interesó mucho este proyecto porque le va a permitir a estas comunidades mejorar su calidad de vida e integrarse más a otras (…) nos parece que será un ejemplo para muchas comunidades alrededor de Latinoamérica y el Caribe”.

El aporte que recibe la Universidad del Magdalena de los delegados por Colombia ante el BID ratifica su trabajo conjunto con múltiples actores, sustentado en las buenas relaciones interinstitucionales y el eficiente ejercicio de gestión del Rector para obtener recursos y movilizar la cooperación internacional en aras de sostener las acciones de alto impacto que efectúa la Alma Mater en la región.

Notas Relacionadas