Propuesta migratoria de Claudia López estigmatiza a una Nación: Analistas

El anunció de crear un comando de operaciones conjuntas para combatir aquellas bandas delincuenciales que involucran a migrantes venezolanos en Bogotá, despertó una gran polémica en el país, pues el Gobierno Nacional la rechazó de forma tajante y otros sectores la calificaron de xenófoba.

La polémica inició este miércoles al término de un consejo de seguridad en la capital del país, en donde la alcaldesa Claudia López anunció la creación de este comando, con el objetivo de identificar y judicializar a los extranjeros que están cometiendo delitos en la capital, mediante un sistema de patrullaje conjunto entre la Policía y Migración Colombia.

Este anunció lo sustentó la alcaldesa, argumentando que aunque sabe que los venezolanos que cometen delitos en el país son apenas una minoría, a esta “la tenemos que judicializar, tenemos que presentar su identificación, su nombre, el delito que cometió y las pruebas correspondientes ante un fiscal, para que este a su vez las presente a un juez de garantías, para que lo judicialice”.

La alcaldesa añadió que si no se puede identificar a estas personas, esto significa que no hay judicialización, “y sin judicialización no hay cárcel y sin cárcel la gente queda libre en la impunidad y sigue cometiendo delitos”.

Según la alcaldesa, esta condición genera que las bandas criminales, se aprovechen de su condición por su facilidad para delinquir y porque en 36 horas vuelven a las calles.

Sin embargo, este anunció no gustó al interior del Gobierno Nacional, pues el presidente Iván Duque lo criticó porque “uno no puede decir que se crea un comando específico para enfrentar las denuncias en contra de migrantes, la labor de las autoridades es perseguir a todos los delincuentes, sean nacionales o extranjeros, por eso no se puede hacer una segmentación”.

Sin embargo, agregó que “extranjero, migrante que esté en Colombia que viole la ley colombiana, será expulsado de nuestro país y si tiene además estatus migratorio, pues será también procesado en las instancias judiciales pertinentes”.

Bajo esta misma línea, Juan Francisco Espinosa, director de Migración Colombia, dijo que “la creación de Comandos o de mecanismos conjuntos de autoridades, Incluyendo a Migración Colombia, son competencia exclusiva del Gobierno Nacional, es decir, del Presidente de la República como cabeza de las Fuerzas Armadas y de Policía”.

El director de Migración Colombia agregó que “no hay ninguna creación de este tipo de mecanismos y lo que tenemos que hacer todos es trabajar en la defensa de los colombianos en las diferentes ciudades y en la protección de migrantes”.

Lucas Gómez, gerente de Fronteras, también se pronunció frente a este tema y dijo que la criminalidad no tiene pasaporte, “no tiene ningún sentido crear comandos especiales para perseguir a migrantes por temas de seguridad”.

Otro de los que se pronunció, pero esta vez por fuera de las toldas del oficialismo, fue el precandidato presidencial Sergio Fajardo, quien a través de su cuenta de Twitter trató este anunció de xenofobo.

“Querida Claudia López, no puedo estar de acuerdo con esta medida, abiertamente xenófoba. Como colombianos, hemos sufrido más que nadie la discriminación en carne propia. Ojalá reconsideres y centres tus esfuerzos en combatir el crimen, independiente de la nacionalidad”, trinó el político.

Bajo esta misma línea se pronunció el concejal Carlos Fernando Galán, quien dijo que se debe perseguir a los delincuentes sin importar su nacionalidad. “Este discurso del gobierno de Claudia López no solo no resuelve el problema de seguridad, sino que promueve la xenofobia. Esto es, nuevamente, populismo irresponsable”.

Tras esta polémica y la negativa del Gobierno, Claudia López dijo que aunque acoge y comparte la decisión del Presidente de la República y de Migración Colombia, de no hacer un comando conjunto, no comparte esta decisión.

“Yo francamente no veo que los criminales vayan a ir a las oficinas de migración Colombia a registrarse, si no vamos a la calle a perseguirlos y acelerar el proceso de identificación para judicializarlos va a seguir habiendo impunidad y mucho silencio”, dijo la alcaldesa.

ESTIGMATIZACIÓN

Bogotá tiene 340.711 migrantes venezolanos, de los cuales el 56 % son indocumentados, es decir , tienen un estatus migratorio irregular, pero de estos solo un pequeño porcentaje se dedica a la delincuencia, lo que significa, de acuerdo con Carlos Augusto Chacón, director académico del Instituto de Ciencia Política, que lo que está haciendo la alcaldía de Bogotá es buscar culpables.

“Cuando lo que se hace es buscar culpables en vez de asumir responsabilidades no solo es irresponsable sino que desvía la atención de los problemas reales, porque usted le está diciendo a la ciudadanía que los responsables son los venezolanos y no, aquí los responsables son distintos tipos de estructuras y fenómenos criminales, entonces la responsabilidad de un alcalde es conocerlos y enfrentarlos de forma integral y no haciendo anuncios que no resuelven el problema real”, añade.

El director académico del Instituto de Ciencia Política agregó que es claro que “ hay unas debilidades en el planeamiento y en las valoraciones de lo que está pasando en la ciudad en materia de seguridad ciudadana, porque por un lado se permite que la primera línea vandalice la ciudad, pero por el otro se busca crear un escuadrón para perseguir inmigrantes”.

Con este argumento coincide María Clara Robayo, investigadora de la Universidad del Rosario, quien dijo que “el lenguaje generalizante y especulativo de vincular la migración con inseguridad es errado y, sobre todo, estigmatiza a toda una nacionalidad, entre ellos más de dos millones de migrantes que buscan construir proyectos de vida en Colombia”.

/COlprensa

Notas Relacionadas