16 venezolanos han muerto de manera violenta en Santa Marta

Según el reporte de las autoridades judiciales, la gran mayoría de los migrantes fueron víctimas de acciones calificadas como “sicariales” y otros casos fueron identificados como hechos de intolerancia. 

A la delicada situación que padecen los venezolanos en el país se suma el aumento de las muertes violentas en los primeros ocho meses del año, según un reporte de una fuente judicial que indica que se han registrado 16 casos mientras que en 2020 esa cifra llegó a 21 hechos, lo que significa un descenso.

Las cifras reportan un aumento en las muertes de los venezolanos en hechos violentos, tales como, homicidios con arma blanca, homicidios en riñas, muertes violentas por otras causas y suicidios. Los reportes forenses indican que los venezolanos entre 20 y 28 años han sido protagonistas de los hechos más violentos en cuanto a asesinatos se refieren.

Al estudiar los móviles de los crímenes, las autoridades aseguran que una de las causas es la participación de las víctimas en bandas de delincuencia común, disputa por el microtráfico en distintas zonas de Santa Marta y vendettas que han sido trasladas hasta esta zona del país.

Igualmente, se logró establecer en las investigaciones correspondientes de los hechos criminales, que algunas de las víctimas registraban antecedentes judiciales por delitos como porte ilegal de armas de fuego, homicidios, concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes.

DOBLE CRIMEN DE VENECOS 

Un hecho que causó terror y miedo entre la comunidad samaria, fue el doble crimen de Robinson Stik Gotopo Navas, Abraham José Araujo Hernández, los dos del estado de Zulia, Venezuela, se desplazaban a pie hacia un puesto de comidas rápidas situado en sobre la calle 7 con carrera 51 del barrio Luis R Calvo, cuando pistoleros en moto llegaron y los acribillaron a balazos. Uno de ellos murió en el hecho de los hechos casi que de forma instantánea, la segunda víctima del atentado, intentó refugiarse en una vivienda, sin embargo fue perseguido y ultimado dentro de la misma.

En este mismo caso, registrado en el mes de mayo, Rosa Elena López Manjarrez, la mujer de 83 años de edad  se hallaba en su vivienda, y murió en una clínica de la ciudad, tras ser herida de un impacto de bala que se alojó a la altura del abdomen y le afectó varios órganos.

Por este triple homicidio, los investigadores indicaron que, existieron dos hipótesis que rodearon lo sucedido. La primera tiene que ver con un posible ajuste de cuentas y la segunda sería por venganza entre bandas criminales venezolanas que están delinquiendo en la ciudad. “En la capital están incursionando bandas que son lideradas e integradas por ciudadanos que han migrado del vecino país Venezuela, son personas que tienen cuentas pendientes con la justicia de su país o por el contrario han pagado alguna condena por hechos delictivos que cometieron allá también”, revelaron las fuentes policiales.

Se supo además que Robinson había participado en un hecho delictivo armado, en días pasados en el área urbana de Santa Marta. La familia de la víctima aseguró que desde ese entonces iniciaron persecuciones en su contra hasta el día martes que le dieron muerte con arma de fuego. “Se ha tenido en cuenta lo que nos manifestó la familia. Todo parece haber sido por la repartición de un hurto que cometió Robinson con otras personas que integran una banda dedicada a este tipo de actos delictivos. El doble crimen de la noche del martes sería un ajuste de cuenta”, contaron los investigadores en su momento.

Notas Relacionadas