Más de 2.000 familias damnificadas por fuertes aguaceros en Magdalena

En Santa Marta se atienden a centenares de familias que perdieron sus enseres domésticos y resultaron afectadas y según la Estrategia Municipal de Respuesta a Emergencias (EMRE), la lluvia fue catalogada como nivel 3 en emergencia.

Las fuertes precipitaciones que han sobrevenido en las últimas horas, en la cabecera del afluente en la parte alta de la Sierra Nevada de Santa Marta, ocasionaron el desbordamiento de los ríos Guachaca, Buritaca, Don Diego, Manzanares, así como las quebradas La Línea y Valencia, dejando decenas de familias damnificadas por LAS inundaciones.

Mientras que, en el resto del departamento las lluvias ‘azotaron’ los municipios del norte del departamento, Zona Bananera, Aracataca, Fundación y El Retén, los cuales sufrieron con casas inundadas y la permanente amenaza del desbordamiento de los ríos.

Para el caso de Santa Marta, unidades de los organismos de socorro, Bomberos, Defensa Civil y Cruz Roja, así como la Alcaldía Distrital de Santa Marta, a través de la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático (Ogricc), atendieron a más de 2 mil familias que resultaron afectadas por las inundaciones en la zona rural y urbana del Distrito. Afortunadamente no hubo pérdidas humanas, pero sí pérdidas materiales, viviendas averiadas, cultivos, enseres, entre otros.

Por su parte, la Alcaldía Distrital de Santa Marta, a través de la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático (Ogricc), avanzó en la atención de la emergencia registrada por la intensificación de las lluvias durante la noche del pasado jueves y el desbordamiento de cinco afluentes, además de la inundación del 80% de la ciudad.

Las fuertes lluvias también obligaron a desviar un vuelo de Avianca procedente de Bogotá que tenía como destino Santa Marta hacia el aeropuerto de Barranquilla. En otros municipios del Magdalena como Fundación y Aracataca también se han registrado inundaciones en 16 barrios.

De acuerdo a informes previos del Ideam, estas precipitaciones son afines a la temporada de huaraches que se prevé se extiendan hasta el próximo 30 de noviembre. Los fuertes vientos hacen que el traslado de la nubosidad sea muy rápido y se conformen las lluvias que se están experimentando.

LAS AFECTACIONES

Los ríos Guachaca, Buritaca, así como las quebradas La Línea y Valencia, ubicadas en zona rural, experimentaron crecientes súbitas que generaron el rebase de sus cauces y afectación por inundación e ingreso de sedimento en 950 viviendas, de las cuales 13 sufrieron efectos severos y las familias habitantes se vieron afectadas por la pérdida parcial o total de enseres y medios de vida.

Otros ríos de la zona rural, como el Don Diego, experimentaron crecientes lentos pero su caudal no superó sus límites naturales.

Entre tanto, en la zona urbana se estima que otras 1.050 viviendas más sufrieron los efectos de las precipitaciones, 37 de ellas sufrieron afectaciones severas por colapso parcial o total de los inmuebles a causa de deslizamientos de tierra y piedra, tras encontrarse ubicadas sobre las vías naturales de escorrentía superficial de los cerros o las rondas hídricas en las que se experimentaron crecientes.

El río Manzanares también registró incrementos súbitos y un desbordamiento de su caudal, que afectó a por lo menos 19 barrios ubicados sobre su ronda hídrica y entre los que se destacan Bonda, Nueva Mansión, Cantilito, Timayui, El Bosque, Los Cardonales, Tayrona Alto, Tayrona Bajo, San Pedro Alejandrino, Villa Del Río, Pamplonita, Santa Ana, Villa Universitaria, Malvinas, Simón Bolívar, Perehuétano, Villa del Carmen 1, 2 y 3.

Otros barrios ubicados en las partes bajas de la ciudad como Pescaíto y San Martín, se vieron afectados por procesos severos de encharcamiento e inundación, debido a la acumulación de basuras que generó taponamientos parciales en los Box culvert y colectores pluviales, que normalmente evacúan las aguas lluvia en esa zona.

A esto se le suma las avenidas del Libertador y Santa Rita, las cuales se convirtieron en verdaderos ríos, lo que hacía que la movilidad fuera traumática en el distrito.

En todo el territorio la movilidad vehicular y peatonal se vio comprometida en un 80%, toda vez que, al estar las calles anegadas, el tráfico vehicular se paralizó, lo cual generó traumas en las vías principales de la ciudad.

Con respecto a la afectación de viviendas en cerros, se conoció que, hubo desprendimiento del cerro en varios puntos del distrito de Santa Marta, entre ellos un sector de manzanares, Avenida del Río, Cerro el Ziruma, entre otros.  En esos cerros poblados también hubo afectaciones y por lo menos 37 casas fueron afectadas con caídas de paredes, pero no hubo caso de afectaciones a humanos que lamentar.

Una de las viviendas que resultó más afectada fue la ubicada en el barrio Juan XXIII, en la calle 9 con carrera 22, donde una de las paredes de la casa colapsó. Por fortuna este hecho no dejó víctimas fatales, asimismo, ocurrió en el barrio Manzanares, sector de Rincón Guapo, donde una roca se desprendió del cerro y cayó a varias viviendas, generando zozobra en esta comunidad.

Así mismo fueron reportados árboles caídos en sectores de la Villa Bolivariana, antiguo polideportivo y sectores del Primero de Mayo entre otros. Desde los organismos de socorro de la ciudad, se ha hecho un llamado a los samarios a la prudencia ya que habrá lluvias en las próximas horas de acuerdo a lo manifestado por las alertas emitidas por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam.

ATENCIÓN DE LA EMERGENCIA

Por instrucciones de la Alcaldesa Virna Johnson, la Ogricc es la entidad encargada de coordinar el inicio de la  Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades (Edan), en articulación con el Cuerpo de Bomberos de Santa Marta, los Comités Barriales Samarios (Cobasa), La Cruz Roja Colombiana y la Defensa Civil en sus seccionales Magdalena.

Con la evaluación, se dará el primer paso hacia el Registro Único de Damnificados (RUD) que será puesto a consideración de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, con el fin de gestionar kits de asistencia humanitaria en beneficio de las familias afectadas.

Por su parte la Alcaldía Distrital contempla la atención integral de las familias afectadas,  a partir de la oferta institucional en materia de suministro de agua potable a través de la Empresa de Servicios Públicos,  así como de asistencia médica y psicosocial gracias al acompañamiento de las secretarías de Promoción Social y de Salud, respectivamente, además del Plan de Intervención Mecánica con el Banco de Maquinaria Amarilla (Bamam), con el que se pretende retirar el lodo, restos vegetales e inservibles de las vías, para garantizar la normal movilidad de los samarios.

SANTA MARTA (Hoy Diario del Magdalena).

Notas Relacionadas