Santa Marta registró 282 casos de violencia de pareja

POR 
KATIA 
VÁSQUEZ 

Durante los primeros 7 meses del 2021, la violencia de pareja aumentó en un 1,4% en la capital del Magdalena, en comparación con el año 2020. 

La violencia dentro de la pareja es un tema preocupante no solo en Santa Marta, sino que en el mundo entero: 1 de cada 3 mujeres ha experimentado algún tipo de violencia estando en una relación, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Y es que si bien, en medio de la crisis sanitaria generada por la pandemia del Covid-19, en muchos hogares de la capital del Magdalena se incrementaron los problemas financieros, la salud mental de las personas se ha visto bastante afectada, asimismo, se ha incrementado la ingesta de bebidas alcohólicas y el consumo de sustancias alucinógenas, lo cual está llevando por rumbos desconocidos la convivencia de la familia en Santa Marta.

De acuerdo con el reporte emitido por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, durante los meses de enero a julio del presente año, se registraron 282 casos de violencia de pareja en la capital del Magdalena.

Lamentablemente, la perpetuación de estas conductas llega a normalizarlas dentro de una relación de pareja. A nivel nacional, ciudades con mayor número de casos de violencia de pareja corresponden a Bogotá (4.476); Medellín (989); Santiago de Cali (555); Villavicencio (409); Barranquilla (397); Ibagué (370); Neiva (286) y Santa Marta (282).

Si bien la violencia se ejerce sobre los dos integrantes de la pareja, es evidente que las mujeres son las principales víctimas de esta. De los 17.468 casos reportados en Colombia, 15.239 corresponden a violencia contra las mujeres.

Las mujeres son la población más afectada por este tipo de violencia y en la mayoría de los casos, el presunto agresor es su compañero permanente o su excompañero.

Es importante mencionar que, la violencia de pareja incluye cualquier comportamiento que cause daño entre las personas [heterosexuales o no] que tienen o han tenido una relación íntima. El vínculo íntimo, puede ser el noviazgo, el matrimonio o la cohabitación, y la violencia puede darse de forma física, psicológica o sexual, donde la dificultad de resolver los conflictos de manera adecuada puede hacer que una de las partes se imponga y vulnere los derechos de la otra parte.

Según la Organización Mundial de la Salud – OMS la violencia de pareja tiene impacto en la salud, la economía y el desarrollo social, individual y familiar. Además, llama la atención sobre los mayores efectos que esta violencia tiene sobre las mujeres, pues una de cada tres mujeres en el mundo arma haber sido víctima de violencia física o sexual a manos de su pareja.

Frente a esto, los datos indican que la mayoría de las mujeres maltratadas no son víctimas pasivas, sino que a menudo adoptan estrategias para potenciar al máximo su seguridad y la de sus hijos.

Añaden indicios de varias razones por las cuales las mujeres pueden permanecer en relaciones violentas, por ejemplo: temor a represalias; falta de otros medios de apoyo económico; preocupación por sus hijos; falta de apoyo de familiares y amigos; estigmatización o posible pérdida de la custodia de los hijos asociadas con el divorcio; y amor y esperanza de que su pareja cambie.

A pesar de estas barreras, con el tiempo muchas mujeres maltratadas sí abandonan a sus parejas, a menudo después de múltiples intentos y de años de violencia. En el Estudio multipaís de la OMS, entre 19% y 51% de las mujeres alguna vez maltratadas físicamente por su pareja se habían ido del hogar durante al menos una noche y entre 8% y 21% se habían ido de dos a cinco veces.

Notas Relacionadas